REHSAL

CHILE LAB.

60

Terapia de rehidratación oral.

Composición.

Cada sobre para preparar 250 ml contiene: Cloruro de Sodio 0,450 g. Cloruro de Potasio 0,375 g. Citrato de Sodio 2 H2O 0,735 g. Glucosa Anhidra 5,000 g. Proporciona: Sodio 15 mEq. Potasio 5 mEq. Cloruro 12,5 mEq. Citrato 7,5 mEq. Excipientes: Sacarina sódica, colorante FD&C rojo N° 40, esencia.

Indicaciones.

Su uso está indicado en todos aquellos casos en los que es manifiesto un estado de deshidratación a consecuencia de pérdida excesiva de agua y sales por diarrea, vómitos, transpiración escesiva o fiebre, exceso de orina inanición. Su acción cubre las siguientes funciones: -Prevención de la deshidratación en la fase inicial de la diarrea. -Mantención del estado de hidrtación, después de haber recurrido a la terapia de hidratación intravenosa.

Dosificación.

Una vez preparada la solución, administrar por vía oral. No se debe hervir la solución después de preparada. Preparación de la solución: Disolver el contenido de un sobre en 250 ml (una taza de té) de agua potable hervida y fría y dar a beber como bebida. La solución se debe mantener en refrigerador o en lugar fresco, bien tapada y en lo posible consumir durante el día. Dosis usuales: El médico debe indicar la posología y el tiempo de tratamiento apropiados a su caso particular. Las dosis deben ajustarse a la condición del paciente (grado de deshidratación, edad y peso) y los intervalos de administración pueden ser regulados de acuerdo a la sed del propio paciente. No obstante, la dosis usual recomendada es: En lactantes: como alternativa, las madres pueden dar 10 mL/kg de peso corporal por cada deposición con consistencia diarreica. Niños hasta 2 años: Dar a beber 1 litro en 24 horas. Niños mayores: Beber 1 litro cada 8 o 12 horas. Dosis adultos: Tomar 2,5 a 5 litros en el día, repartidos a intervalos regulares de 1 a 2 horas.

Reacciones adversas.

Los medicamentos pueden producir también algunos efectos no deseados, que desaparecen en forma espontánea y que normalmente, no requieren atención médica como son náuseas, vómitos y dolor de estómago. En ancianos, se debe controlar la presión arterial.

Precauciones.

La presencia de vómitos persistentes, obstrucción intestinal, infección generalizada con fiebre alta o estado de shock, hace aconsejable utilizar la vía intravenosa, en un establecimiento asistencial como medio de rehidratación rápida. La terapia de rehidratación oral, en lo posible, debe iniciarse apenas se manifiesten los síntomas de la diarrea. Puede presentarse vómitos durante la primera o segunda hora de la administración de la solución, lo que no impide el buen resultado de la terapia. Para reducirlos, es conveniente esperar 5 a 10 minutos y dar la solución lentamente en pequeños sorbos o cucharaditas, a intervalos cortos. En el lactante y niños menores, el hecho de tomar esta solución rehidratante, no debe impedir su alimentación normal. No tome este medicamento por más de 3 días sin un control médico; si los síntomas persisten o empeoran debe consultar al médico. Presencia de otras enfermedades: Informe al médico o al farmacéutico si padece de alguna enfermedad permanente (presión alta, diabetes, alergias, problemas hepáticos o renales). Precauciones especiales: Niños: Se debe tener presente que los lactantes y niños menores, por su mayor superficie corporal relacionada al peso y su metabolismo acelerado, requieren 2 veces más agua por kg de peso que los adultos. Si la diarrea persiste, se debe hacer examinar por un médico para determinar la causa y su tratamiento específico. En la medida de lo posible, no suspender la alimentación durante el tratamiento. La restitución de la alimentación materna y/o de otros tipos de leche en los niños lactantes es esencial para cumplir con los requerimientos diarios normales de líquido y, también, para el mantenimiento de una adecuada nutrición. Debe administrarse con precaución en diabéticos, debido a su contenido de glucosa.

Conservación.

Mantener lejos del alcance de los niños, mantener en su envase original, protegido del calor y humedad. No usar este producto después de la fecha de vencimiento indicada en el envase. No recomiende este medicamento a otra persona.

Sobredosificación.

Los medicamentos pueden ser causa de intoxicación accidental, por mal uso o reacción individual. Si aparece cualquier síntoma que haga sospechar una intoxicación, traslade a la persona afectada al centro asistencial más cercano.

Presentación.

Polvo para solución oral: envase con 8 y 30 sobres.

REHSAL

CHILE LAB.

90

Terapia de rehidratación oral.

Composición.

Cada sobre para preparar 1 litro contiene: Cloruro de Sodio 3,50 g. Cloruro de Potasio 1,50 g. Citrato de Sodio dihidrato 2,94 g. Glucosa Anhidra 20,00 g. Proporciona: Sodio 90 mEq. Potasio 20 mEq. Cloruro 80 mEq. Citrato 30 mEq. Glucosa 111 mEq. Excipientes: Esencia de limón, sacarina sódica dihidrato, colorante FD&C amarillo N° 5.

Indicaciones.

Su uso está indicado en todos aquellos casos en los que es manifiesto un estado de deshidratación a consecuencia de pérdida excesiva de agua y sales por diarrea, vómitos, transpiración excesiva o fiebre, exceso de orina, inanición. Su acción cubre las siguientes funciones: Prevención de la deshidratación en la fase inicial de la diarrea. Rehidratación del paciente deshidratado y reposición de las sales perdidas por causa de la diarrea. Mantención del estado de hidratación, después de haber recurrido a la terapia de hidratación intravenosa. Rehsal-90, fórmula recomendada por la O.M.S. para estados de deshidratación severa, a consecuencia de vómitos o diarreas graves y/o persistentes. Para los cuadros habituales de deshidratación que se dan habitualmente en los niños, se debe usar preferentemente Rehsal-60.

Dosificación.

Una vez preparada la solución, administrar por vía oral. No se debe hervir la solución después de preparada. Preparación de la solución: Disolver el contenido de un sobre en 1 litro de agua potable hervida y fría y dar a beber como bebida. La solución se debe mantener en refrigerador o en lugar fresco, bien tapada y en lo posible consumir durante el día. Dosis usuales: El médico debe indicar la posología y el tiempo de tratamiento apropiados a su caso particular. Las dosis deben ajustarse a la condición del paciente (grado de deshidratación, edad y peso) y los intervalos de administración pueden ser regulados de acuerdo a la sed del propio paciente. No obstante, la dosis usual recomendada es: Adultos: Inicialmente, 10 a 15 ml por kg de peso cada una hora, de acuerdo a tolerancia y edad del paciente con revaluación permanente del estado de deshidratación. Se debe proporcionar además, al paciente, toda el agua pura que el paciente desee tomar libremente.

Reacciones adversas.

Los medicamentos pueden producir también algunos efectos no deseados, que desaparecen en forma espontánea y que normalmente, no requieren atención médica como son náuseas, vómitos y dolor de estómago. En ancianos, se debe controlar la presión arterial.

Precauciones.

La presencia de vómitos persistentes, obstrucción intestinal, infección generalizada con fiebre alta o estado de shock, hace aconsejable utilizar la vía intravenosa, en un establecimiento asistencial como medio de rehidratación rápida. La terapia de rehidratación oral, en lo posible, debe iniciarse apenas se manifiesten los síntomas de la diarrea. Puede presentarse vómitos durante la primera o segunda hora de la administración de la solución, lo que no impide el buen resultado de la terapia. Para reducirlos, es conveniente esperar 5 a 10 minutos y dar la solución lentamente en pequeños sorbos o cucharaditas, a intervalos cortos. No tome este medicamento por más de 3 días sin un control médico; si los síntomas persisten o empeoran debe consultar al médico. Presencia de otras enfermedades: Informe al médico o al farmacéutico si padece de alguna enfermedad permanente (presión alta, diabetes, alergias, problemas hepáticos o renales). Debe administrarse con precaución en diabéticos, debido a su contenido de glucosa.

Conservación.

Mantener lejos del alcance de los niños, mantener en su envase original, a temperatura ambiente. No usar este producto después de la fecha de vencimiento indicada en el envase. No repita el tratamiento sin indicación médica. No recomiende este medicamento a otra persona.

Sobredosificación.

Los medicamentos pueden ser causa de intoxicación accidental, por mal uso o reacción individual. Si aparece cualquier síntoma que haga sospechar una intoxicación, traslade a la persona afectada al centro asistencial más cercano.

Presentación.

Polvo para solución oral: envase con 4 sobres.

¿Qué es P.R.Vademécum?