BAYCIP

BAYER

Antimicrobiano.

Composición.

Comprimidos recubiertos: Baycip 500: Cada comprimido contiene 582 mg de ciprofloxacino clorhidrato monohidrato, que corresponden a 500 mg de ciprofloxacino. Solución para infusión: Solución para infusión con NaCI al 0.9%: Baycip 200: 1 vial con 100 ml de la solución para infusión contiene 254.0 mg de lactato de ciprofloxacino que corresponden a 200 mg de ciprofloxacino. El contenido de NaCI es de 900 mg (15.5 mmol).

Farmacología.

Propiedades farmacodinámicas: El ciprofloxacino es un antibacteriano quinolónico sintético de amplio espectro. (Código ATC: J01MA02). Mecanismo de acción: El ciprofloxacino posee actividad in vitro frente a una amplia gama de microorganismos gramnegativos y grampositivos. La acción bactericida del ciprofloxacino obedece a la inhibición de las topoisomeraras bacteriana de tipo II (ADN girada y topoisomerasa IV), que se necesitan para la replicación, trascripción, reparación y recombinación del ADN. Mecanismo de resistencia: La resistencia in vitro al ciprofloxacino es frecuente por mutaciones de las topoisomerasas bacterianas y se establece lentamente en varias etapas. La resistencia al ciprofloxacino debida a mutaciones espontáneas ocurre con una frecuencia entre < 10 y 10. La resistencia cruzada entre las fluoroquinolonas aparece cuando la resistencia surge por mutación. Las mutaciones únicas pueden reducir la sensibilidad, en lugar de producir resistencia clínica, pero las mutaciones múltiples dan lugar, por lo común, a resistencia clínica al ciprofloxacino y a resistencia cruzada entre el grupo de las quinolonas. La impermeabilidad bacteriana, la expresión de las bombas de eflujo, o ambas, pueden repercutir en la sensibilidad al ciprofloxacino. Se ha descrito resistencia mediada por plásmidos y codificada por el gen QNS. Los mecanismos de resistencia que inactivan las penicilinas, las cefalosporinas, los aminoglucósidos, los macrólidos y las tetraciclinas no interfieren en la actividad antibacteriana del ciprofloxacino y no hay ninguna resistencia cruzada entre el ciprofloxacino y otros grupos de antimicrobianos. Los microorganismos resistentes a estos medicamentos pueden ser sensibles al ciprofloxacino. La concentración bacteriana mínima (CBM) no suele exceder la concentración mínima inhibitoria (CMI) en más del doble. Análisis de la sensibilidad in vitro: Los criterios para interpretar las pruebas de sensibilidad del ciprofloxacino, aprobados por el European Committee on Atnimicrobial susceptibility Testing (EUCAST), se presentan en el cuadro siguiente:

Los valores críticos del Clinical and Laboratory Standards Institute (CLSI, antigua NCCLS) se presentan en el cuadro siguiente para el análisis de la CMI (mg/L) o la prueba de difusión en disco (diámetro de la zona [mm]) con un disco de ciprofloxacino de 5 mg.

Influencia de las condiciones analíticas: El tamaño del inóculo surte un efecto ligero sobre los análisis de la sensibilidad in vitro en presencia de cifras muy altas, mientras que los medios de crecimiento y la tensión del oxígeno no ejercen ninguna influencia significativa. El ciprofloxacino muestra una actividad ligeramente menor si se examina en condiciones ácidas. Sensibilidad in vitro al ciprofloxacino: La prevalencia de la resistencia adquirida puede variar según la región geográfica y el tiempo para determinadas especies, por lo que se aconseja disponer de la información local sobre resistencias, sobre todo cuando se tratan infecciones graves. Cuando resulte necesario, se solicitará el consejo del experto si la prevalencia local de la resistencia es tal que se duda de la utilidad del preparado, al menos, frente a determinados tipos de infección. El ciprofloxacino ha mostrado actividad in vitro frente a cepas sensibles de los siguientes microorganismos: Microorganismos grampositivos aerobios: Bacillus anthracis. Enterococcus faecalis (Muchas cepas muestran una sensibilidad tan solo moderada). Staphylococcus aureus (sensible a meticilina). Staphylococcus saprophyticus. Streptococcus pneumoniae. Microorganismos gramnegativos aerobios: Burkholderia cepacia. Morganella morganii. Campylobacter spp. Neisseria gonorrhoeae. Citrobacter freudii. Proteus mirabilis. Enterobacter aerogenes. Proteus vulgaris. Enterobacter cloacae. Providencia spp. Escherichia coli. Pseudomonas aeruginosa. Haemophilius influenzae. Pseudomonas fluorescens. Klebsiella pheumoniae. Serratia marcescens. Klebsiella oxytoca. Shigella spp. Moraxella catarrhalis. Los microorganismos siguientes muestran un grado variable de sensibilidad al ciprofloxacino: Burkholderia cepacia, especies de Campylobacter, Enterococcus faecalis, Morganella morganii, Neisseria gonorrhoeae, Proteus mirabilis, Pseudomonas aeruginosa, Pseudomonas fluorescens, Serratia marcescens. Los microorganismos siguientes se consideran intrínsecamente resistentes al ciprofloxacino: Staphylococcus aereus (resistente a melicilina) y Stenotrophmonas maltophilia. El ciprofloxacino ha mostrado actividad frente a Bacillus anthracis tanto in vitro como cuando se miden los valores séricos como marcador sucedáneo. Propiedades farmacocinéticas: Absorción: Comprimido recubierto: Después de la administración oral de dosis únicas de 250 mg, 500 mg y 750 mg de ciprofloxacino en comprimidos, el principio activo se absorbe en forma rápida y amplia, sobre todo a partir del intestino delgado, y alcanza las concentraciones séricas máximas de 1 a 2 horas después.

La biodisponibilidad absoluta se aproxima al 70-80%. Las concentraciones séricas máximas (Cmáx) y las áreas locales bajo las curvas de la concentración sérica frente al tiempo (AUC) aumentaron de manera proporcional a la dosis. Solución parenteral: Las concentraciones séricas máximas medias, después de la infusión intravenosa del ciprofloxacino, se alcanzan al final de la infusión. La farmacocinética del ciprofloxacino resultó lineal en el intervalo posológico examinado (hasta 400 mg por vía intravenosa).

Al comparar los parámetros farmacocinéticos obtenidos con las pautas de administración de dos o tres dosis diarias por vía intravenosa no se advirtió ningún signo de acumulación ni del ciprofloxacino ni de sus metabolitos. La infusión iv de 200 mg de ciprofloxacino durante 60 minutos o la administración oral de 250 mg de ciprofloxacino, en ambos casos con intervalos de 12 horas, se siguió de un área equivalente bajo la curva de la concentración sérica frente al tiempo (AUC). La infusión de 400 mg de ciprofloxacino durante 60 minutos, cada 12 horas, resultó bioequivalente, por lo que respecto al ACU, a la administración oral de 500 mg cada 12 horas. La administración iv de 400 mg durante 60 minutos, en intervalos de 12 horas, se asoció con una Cmáx parecida a la obtenida con la dosis de 750 mg por vía oral. La infusión de 400 mg de ciprofloxacino durante 60 minutos, cada 8 horas, resultó equivalente, en cuanto al AUC, a la pauta de administración oral de 750 mg cada 12 horas. Distribución: El ciprofloxacino se fija poco (20 - 30%) a las proteínas y, en el plasma, se encuentra fundamentalmente en forma no ionizada. El ciprofloxacino se difunde libremente al espacio extravascular. El gran volumen estacionario de distribución de 2-3 l/kg de peso corporal pone de manifiesto que el ciprofloxacino penetra en los tejidos y alcanza concentraciones que exceden claramente los valores séricos. Metabolismo: Se han notificado pequeñas concentraciones de 4 metabolitos, identificados como desetilenciprofloxacino (M 1), sulfociprofloxacino (M 2), oxociprofloxacino (M 3) y formilciprofloxacino (M 4), M 1 a M 3 ejercen una actividad antibacteriana comparable o menor que la del ácido nalidíxico, M 4 el menos cuantioso, muestra una actividad antibacteriana prácticamente idéntica a la del norfloxacino. Eliminación: El ciprofloxacino se elimina fundamentalmente intacto por los riñones y, en menor medida, por vía extrarrenal.

La depuración renal varió entre 0.18 y 0.3 L/h/kg y la depuración orgánica total entre 0.48 y 0.60 L/h/kg. El ciprofloxacino sufre filtración glomerular y secreción tubular. La depuración extrarrenal de ciprofloxacino obedece sobre todo a la secreción transintestinal activa y a su metabolización. El 1% de la dosis se excreta por vía biliar. El ciprofloxacino está presente en la bilis en concentraciones elevadas. Niños: En un estudio con niños, los valores de Cmáx y AUC no se relacionaron con la edad. No se observó ningún incremento notable de Cmáx ni de AUC tras aplicar dosis múltiples (10 mg/kg tres veces al día). La Cmáx de 10 lactantes menores de 1 año con septicemia grave resultó de 6.1 mg/L (intervalo 4.6 - 8.3 mg/L) tras la infusión intravenosa de 10 mg/kg durante 1 hora y la de niños de 1 a 5 años, de 7.2 mg/L (intervalo: 4.7 - 11.8 mg/L). Los valores AUC alcanzaron 17.4 mg*h/L (intervalo: 11.8 - 32.0 mg*h/L) y 16.5 mg*h/L (intervalo: 11.0 - 23.8 mg*h/L) en los grupos etarios respectivos. Estos valores están comprendidos dentro del intervalo notificado para los adultos tratados con dosis terapéuticas. A juzgar por el análisis farmacocinético poblacional de niños con infecciones diversas, la semivida media prevista para los niños se aproxima a 4 - 5 horas. Datos preclínicos sobre seguridad: La toxicidad aguda del ciprofloxacino, después de su administración oral, se puede clasificar como bajísima. La DL50 tras la infusión intravenosa varía entre 125 y 290 mg/kg, según la especie.

Toxicidad crónica: Estudios de tolerabilidad subaguda de 4 semanas. Administración oral: Las ratas toleraron, sin ningún daño, dosis de hasta 100 mg/kgm, inclusive. Los perros presentaron reacciones seudoalérgicas debidas a la liberación de histamina. Administración parenteral: Se descubrieron cristales que contenían ciprofloxacino en el sedimento urinario de los grupos tratados con la dosis más alta en cada caso (ratas: 80 mg/kg y monos: 30 mg/kg). Asimismo, se observaron alteraciones de algunos túbulos renales con las reacciones características de cuerpo extraño debidas a precipitados de tipo cristalino. Las lesiones tubulares halladas no deben interpretarse (como sucede por ejemplo con los aminoglucósidos) como un efecto tóxico primario del ciprofloxacino, sino como una reacción inflamatoria secundaria de cuerpo extraño causada por la precipitación de un complejo cristalino en el sistema de túbulos renales distales (ver también los estudios de tolerabilidad subcrónica y crónica). Estudios de tolerabilidad subcrónica de 3 meses: Administración oral: Las ratas toleraron, sin ningún daño, todas las dosis de hasta 500 mg/kg, inclusive. Los monos manifestaron cristaluria y el grupo que recibió la dosis más alta (150 mg/kg), alteraciones de los túbulos renales. Administración parenteral: Pese a que las alteraciones de los túbulos renales, detectadas entre las ratas, fueron en algunos casos mínimas, se dieron en todos los grupos de dosificación. Entre los monos, sólo aparecieron en el grupo de dosificación más alta (18 mg/kg) y se asociaron con un ligero descenso del número de eritrocitos y de las cifras de hemoglobina. Estudios de tolerabilidad crónica de 6 meses: Administración oral: Las ratas y los monos toleraron, sin ningún daño, dosis de hasta 500 mg/kg (inclusive) y 30 mg/kg (inclusive), respectivamente. Una vez más, las alteraciones en los túbulos renales distales se dieron entre algunos monos del grupo que recibió la dosis máxima (90 mg/kg). Administración parenteral: El grupo de monos tratado con la dosis más alta (20 mg/kg) mostró un ligero ascenso de las concentraciones de urea y de creatinina y alteraciones en los túbulos renales distales. Carcinogenia: En los estudios sobre Carcinogenia con ratones (21 meses) y ratas (24 meses), en los que se administraron dosis de hasta aproximadamente 1000 mg/kg pc día a los ratones y 125 mg/kg pc día a las ratas (se aumentó hasta 250 mg/kg pc día al cabo de 22 semanas), no se apreció ningún indicio cancerígeno de ninguna de las dosis evaluadas. Toxicidad para la función reproductora: Estudios de fertilidad con ratas: El ciprofloxacino no modificó ni la fertilidad ni el desarrollo intrauterino y posnatal de las crías ni la fertilidad de la generación F1. Estudios de embriotoxicidad: No se ha observado ningún indicio de embriotoxicidad o teratogenia del ciprofloxacino. Desarrollo perinatal y posnatal de las ratas: No se han detectado efectos sobre el desarrollo perinatal o posnatal de los animales. Los estudios histológicos efectuados al término del período de crianza no revelaron ningún signo de lesión articular de las crías. Mutagenia: Se han efectuado 8 pruebas de mutagenia in vitro con el ciprofloxacino, cuyos resultados se enumeran a continuación: Salmonella: prueba con microsomas (negativa). E. coli: prueba de reparación del ADN (negativa). Prueba de mutación anterógrada de células de linfoma murino (positiva). Prueba HGPRT de células V29 de hámster chino (negativa). Prueba de transformación de células embrionarias del hámster sirio (negativa). Saccharomyces cerev: prueba de mutación puntiforme (negativa). Prueba de entrecruzamiento mitótico y conversión génica (negativa). Prueba de reparación del ADN de hepatocitos de rata en cultivo primario (síntesis no programada de ADN) (positiva. Así pues, se obtuvieron resultados en dos de las ocho pruebas, pero los resultados de las cuatro pruebas in vitro siguientes fueron negativas: Prueba de reparación del ADN de hepatocitos de rata. Prueba de micronúcleos (ratones). Prueba letal dominantes (ratones). Médula ósea del hámster chino. Pese a la positividad de dos de las ocho pruebas in vitro (es decir, prueba de mutación anterógrada de células de linfoma murino y prueba de reparación de hepatocitos de rata en cultivo primario (síntesis no programada de ADN), todos los sistemas de análisis in vivo, que cubrían los aspectos más relevantes, dieron un resultado negativo. En resumen, el cirpofloxacino no posee un poder mutágeno importante. Esta declaración se confirma por el resultado negativo de los estudios prolongados de carcinogenia con ratones y ratas. Estudios especiales de tolerabilidad: Se sabe, a partir de estudios comparativos con animales, tanto con los inhibidores de la girasa más antiguos (por ej. ácido nalidíxico y ácido pipemídico) como con los más recientes (por ej. norfloxacino y ofloxacino), que este grupo terapéutico induce un patrón lesional característico. Puede ocasionar daño renal, daño cartilaginoso para las articulaciones que soportan el peso de los animales inmaduros y daño ocular. Tolerabilidad renal: La cristalización hallada en los estudios con animales ocurrió sobre todo en condiciones de pH que no se dan en la especie humana. Si se compara con la infusión rápida, la infusión lenta de ciprofloxacino reduce el peligro de precipitación cristalina. La precipitación de cristales en los túbulos renales no se sigue de manera inmediata y automática de lesión renal. En los estudios con animales, el daño sólo ocurrió después de administrar dosis altas, que se asociaron, en consecuencia, con valores elevados de cristaluria. Así, por ejemplo, aunque las dosis altas produjeron siempre cristaluria, estas mismas dosis se toleraron sin ningún daño a lo largo de 6 meses sin causar ningún daño ni reacciones de cuerpo extraño en los túbulos renales distales. No se ha descrito daño renal en ausencia de cristaluria. Por consiguiente, la lesión renal descrita en los estudios con animales no debe considerarse, tal y como sucede con los aminoglucósidos, un efecto tóxico primario del ciprofloxacino sobre el tejido renal, sino más bien una reacción inflamatoria secundaria de cuerpo extraño motivada por la precipitación de un complejo cristalino de ciprofloxacino, magnesio y proteínas. Estudio de tolerabilidad articular: Como se sabe de otros inhibidores de la girasa, el ciprofloxacino también daña las articulaciones grandes, que soportan el peso de los animales inmaduros. El grado de lesión articular varía según la edad, la especie y la dosis; el daño se puede reducir eliminando la carga articular. Los estudios con animales maduros (ratas, perros) no han revelado ningún signo de lesión cartilaginosa. En un estudio con perros sabuesos jóvenes se apreciaron lesiones articulares después de dos semanas de tratamiento con dosis altas de ciprofloxacino (entre 1.3 y 3.5 veces la dosis terapéutica) que continuaban manifestándose al cabo de 5 meses. Las dosis terapéuticas carecieron de estos efectos. Estudios para descartar efectos inductores de cataratas: De acuerdo con las investigaciones, se puede afirmar, desde una perspectiva toxicológica, que el ciprofloxacino no entraña ningún riesgo de inducción de cataratas, sobre todo porque la administración parenteral presupone una biodisponibilidad máxima, y por otro lado, el tratamiento se administró durante 6 meses. Estudios de tolerabilidad retiniana: El ciprofloxacino se une a estructuras, con contienen melanina, como la retina. Los efectos potenciales del ciprofloxacino para la retina se examinaron con diversas especies animales pigmentadas. El tratamiento con ciprofloxacino no modificó las estructuras morfológicas de la retina ni los datos electrorretinográficos.

Indicaciones.

Infecciones no complicadas y complicadas producidas por patógenos sensibles al ciprofloxacino. Infecciones respiratorias. El ciprofloxacino no debe emplearse como fármaco de primera elección para tratar a los pacientes ambulatorios con neumonía neumocócica. El ciprofloxacino se puede considerar un tratamiento aconsejable para las neumonías producidas por Klebsiella, Enterobacter, Proteus, E. coli, Pseudomonas haemophilus, Branhamella, Legionella y Staphylococcus. Otitis medias y sinusitis sobre todo si están producidas por gérmenes gramnegativos, entre ellos Pseudomonas o Staphylococcus. Infecciones oculares: Infecciones renales y de la vía urinaria descendente. Infecciones genitales, entre ellas anexitis, gonorrea y prostatitis. Infecciones de la cavidad abdominal (por ej. infecciones del tubo digestivo o de la vía biliar, peritonitis). Infecciones de la piel y tejidos blandos. Infecciones de los huesos y articulaciones. Septicemia. Infecciones o riesgo inminente de infección (profilaxis) de pacientes con un sistema inmunitario debilitado (por ej. pacientes tratados con inmunosupresores o pacientes con neutropenia). Descontaminación intestinal selectiva de los pacientes inmunodeprimidos. Niños: El ciprofloxacino se puede administrar a los niños para el tratamiento de 2a o 3a línea, de las infecciones urinarias complicadas y pielonefritis causadas por E. coli (intervalo de edades examinado en los estudios clínicos: 1-17 años) así como en las reagudizaciones pulmonares de la fibrosis quística asociadas a P. aeruginosa (intervalo de edades examinado en los estudios clínicos 5-17 años). El tratamiento sólo se iniciará después de una cuidadosa evaluación de los riesgos y beneficios, dados los posibles acontecimientos adversos relacionados con las articulaciones y tejidos vecinos. Se han efectuado ensayos clínicos con niños en las indicaciones enumeradas más arriba, La experiencia clínica con otras indicaciones es limitada.

Dosificación.

Posología (dosis e intervalo posológico): Salvo indicación contraria, las dosis recomendadas para los adultos son éstas:

Ancianos: Los ancianos recibirán la dosis más baja posible, en función de la gravedad del proceso y del aclaramiento de creatinina. Niños: Fibrosis quística: Los datos clínicos y farmacocinéticos respaldan el uso pediátrico de ciprofloxacino en dosis de 20 mg/kg por vía oral, dos veces al día (dosis diaria máxima de 1500 mg) o de 10 mg/kg por vía i.v. tres veces al día (dosis diaria máxima de 1200 mg), por los pacientes con fibrosis quística (de 5 a 17 años de edad) que sufren reagudizaciones pulmonares asociadas a una infección por P. aeruginosa. Infecciones urinarias complicadas y pielonefritis: La posología recomendada para combatir las infecciones urinarias complicadas o la pielonefritis varía entre 6 y 10 mg/kg i.v. cada 8 horas, con un máximo de 400 mg por administración, o entre 10 y 20 mg/kg por vía oral cada 12 horas, con un máximo de 750 mg por toma. Modo de administración: Vía oral: Comprimidos: Los comprimidos se degluten enteros y con un poco de líquido. Los comprimidos se pueden tomar al margen de las comidas. Si se ingieren con el estómago vacío, el principio activo se absorbe antes. En tal caso, los comprimidos no se administrarán junto con productos lácteos o bebidas minerales enriquecidas (por ej. leche, yogur, zumo de naranja enriquecido con calcio). No obstante, el calcio alimentario no modifica el grado significativo la absorción de ciprofloxacino. Si el paciente no puede ingerir los comprimidos, debido a la gravedad de su enfermedad o a otros motivos (por ej. nutrición enteral), se recomienda empezar el tratamiento con la forma intravenosa de ciprofloxacino. Después de la administración intravenosa se puede proseguir el tratamiento vía oral. Vía intravenosa: El ciprofloxacino se administrará en infusión intravenosa durante 60 minutos. La infusión lenta en una vena de gran calibre minimiza las molestias para el paciente y reduce el riesgo de irritación venosa. La solución para infusión se puede administrar directamente o después de su mezcla con otras soluciones para infusión compatibles. Salvo que se haya confirmado la compatibilidad con otras soluciones para infusión/fármacos, la solución para infusión se administrará siempre por separado. Los signos visuales de incompatibilidad comprenden, por ejemplo, precipitación, turbidez y cambio de color. La incompatibilidad también ocurre para infusión o los fármacos presentan inestabilidad física o química con el pH de la solución (por ej. penicilinas, soluciones de heparina), sobre todo si se combinan con soluciones ajustadas a un pH alcalino (pH de las soluciones para la infusión de ciprofloxacino 3.9-4.5). Duración del tratamiento: La duración del tratamiento depende de la gravedad del proceso y de la evolución clínica y bacteriológica. Es imprescindible continuar el tratamiento hasta por lo menos 3 días después de que desaparezcan la fiebre o los síntomas clínicos. Duración media del tratamiento: 1 día para la gonorrea y cistitis agudas no complicadas. Hasta 7 días para las infecciones renales, de la vía urinaria y de la cavidad abdominal. Durante 2 meses, como máximo, para la osteomielitis y, durante 7 a 14 días para todas las demás infecciones. El tratamiento de las infecciones estreptocócicas se extenderá como mínimo, 10 días, debido al riesgo de complicaciones tardías. Las infecciones causadas por Chlamydia también requieren un tratamiento mínimo durante 10 días. Niños: Fibrosis quística: El tratamiento de las reagudizaciones pulmonares de la fibrosis quística asociadas a infección por P. aeruginosa de los niños (de 5 a 17 años) se extenderá durante 10 a 14 días. Infecciones urinarias complicadas y pielonefritis: El tratamiento de las infecciones urinarias complicadas o de la pielonefritis por E. coli se extenderá entre 10 y 21 días. Insuficiencia renal y hepática: Adultos: Insuficiencia renal: Si el aclaramiento de creatinina varía entre 30 y 60 mL/min/1.73 m2 o si la concentración sérica de creatinina hace entre 1.4 y 1.9 mg/100 ml, la posología diaria máxima por vía oral será de 1000 mg y por vía intravenosa de 800 mg. Si el aclaramiento de creatinina es igual o inferior a 30 mL/min/1.73 m2 o si la concentración sérica de creatinina es igual o mayor de 2.0 mg/100 ml, la posología diaria máxima por vía oral será de 500 mg (para todas las formulaciones) y por vía intravenosa de 400 mg. Insuficiencia renal y hemodiálisis: Si el aclaramiento de creatinina varía entre 30 y 50 mL/min/1.73 m2 (insuficiencia renal moderada) o la concentración sérica de creatinina lo hace entre 1.4 y 1.9 mg/100 mL. La posología diaria máxima será de 1000 mg al día por vía oral (para todas las formulaciones) o bien de 800 mg al día por vía intravenosa. Si el aclaramiento de creatinina es inferior a 30 mL/min/1.73 m2 (insuficiencia renal grave) o la concentración sérica de creatinina es igual o mayor que 2.0 mg/100 mL, la posología diaria máxima será de 500 mg al día por vía oral para todas las formulaciones) o de 400 mg al día por vía intravenosa en los días de diálisis (después de la sesión). Insuficiencia renal + diálisis peritoneal ambulatoria continua: Adición a la solución de ciprofloxacino para infusión al dializado (intraperitoneal): 50 mg de ciprofloxacino /litro dializado, administrado 4 veces al día, cada 6 horas. Administración de comprimidos de ciprofloxacino recubiertos con película (por vía oral): 1 comprimido recubierto con película de 500 mg (o 2 comprimidos recubiertos con película de 250 mg). Insuficiencia hepática: No se requiere ningún ajuste posológico. Insuficiencia renal y hepática: Si el aclaramiento de creatinina varía entre 30 y 50 ml/min/1.73 m2 (insuficiencia renal moderada) o la concentración sérica de creatinina lo hace entre 1.4 y 1.9 mg/100 mL, la posología diaria máxima será de 1.000 mg al día por vía oral (para todas las formulaciones) o bien de 800 mg al día por vía intravenosa. Si el aclaramiento de creatinina es inferior a 30 mL/min/1.73 m2 (insuficiencia renal grave) o la concentración sérica de creatinina es igual o mayor que 2.0 mg/100 mL, la posología diaria máxima será de 500 mg al día por vía oral (para todas las formulaciones) o de 400 mg al día por vía intravenosa en los días de diálisis (después de la sesión). Niños: No se ha investigado la posología adecuada para los niños con insuficiencia renal o hepática.

Contraindicaciones.

No se debe administrar el ciprofloxacino en casos de hipersensibilidad al mismo, a otras quinolonas o cualquiera de los excipientes. La administración concomitante de ciprofloxacino y tizanidina está contraindicada, pues puede seguirse de un incremento adverso de las concentraciones séricas de tizanidina asociado a efectos secundarios con repercusión clínica (hipotensión, somnolencia, sopor) (véase Interacciones).

Reacciones adversas.

Las reacciones adversas al medicamento (RAM), basadas en todos los estudios clínicos con el ciprofloxacino (por vía oral y parenteral) y clasificadas según las categorías de frecuencia de CIOMS III, se enumeran a continuación (n total=51721, fecha de clausura de los datos: 15 de mayo de 2005). Las RAM procedentes de notificaciones posteriores a la comercialización (estado: 31 de julio de 2005) se imprimen en cursiva:

Los efectos adversos siguientes tienen una categoría superior de frecuencia en los subgrupos de pacientes, que reciben tratamiento por vía intravenosa o secuencial (primero por vía intravenosa y luego oral):

Advertencias.

Uso pediátrico: Como ocurre con todos los fármacos de este grupo, se ha demostrado que el ciprofloxacino produce, entre animales inmaduros una artropatía de las articulaciones que soportan el peso. El análisis de los datos conocidos sobre la seguridad del ciprofloxacino entre pacientes menores de 18 años, la mayoría de estos con fibrosis quística no muestra ningún indicio de dato cartilaginoso o articular relacionado con la medicación. No se ha investigado el uso del ciprofloxacino en indicaciones distintas a la reagudización pulmonar de la fibrosis quística causada por infecciones por P. aeruginosa (niños de 5 a 17 años), infecciones urinarias complicadas y pielonefritis por E. coli (niños de 1 a 17 años). Hipersensibilidad: Se han notificado casos esporádicos de hipersensibilidad y reacción alérgica, incluso después de la primera administración; estas reacciones se notificarán de inmediato al médico. Excepcionalmente, las reacciones anafilácticas o anafilactoides se siguen de un shock potencialmente mortal, aun después de la primera administración. En estos casos se suspenderá el ciprofloxacino y se solicitará tratamiento médico (por ej. tratamientos de shock). Aparato digestivo: En caso de diarrea intensa y persistente durante o después del tratamiento, se consultará al médico, pues este síntoma podría enmascarar una enfermedad intestinal grave (colitis seudomembranosa potencialmente mortal) que exige tratamiento inmediato. En tales casos se suspenderá el ciprofloxacino y se aplicará el tratamiento adecuado (por ej. vancomicina por vía oral, 250 mg 4 veces al día). Los fármacos que inhiben el peristaltismo están contraindicados. A veces, se observa un aumento pasajero de las transaminasas o de la fosfatasa alcalina o una ictericia colestásica, sobre todo entre pacientes con hepatopatía previa. Aparato locomotor: Si aparece algún signo de tendinitis (por ej. tumefacción dolorosa, inflamación) se consultará a un médico y se suspenderá el tratamiento de antibióticos. Se procurará mantener la extremidad afectada en reposo y evitar el ejercicio físico inadecuado (porque, de lo contrario, aumentaría el riesgo de rotura tendinosa). Se han notificado roturas tendinosas (sobre todo, del tendón de Aquiles), en particular de los ancianos tratados anteriormente con glucocorticoides por vía sistémica. El ciprofloxacino debe administrarse con cautela a los pacientes con antecedentes de trastornos tendinosos relacionados con el tratamiento con quinolonas. Sistema nervioso: El ciprofloxacino sólo se administrará a los pacientes epilépticos o que hayan padecido trastornos previos del SNC (por ej. disminución del umbral comicial, antecedentes personales de convulsión, disminución del flujo sanguíneo cerebral, alteraciones de la estructura cerebral o ictus) si los efectos beneficiosos del tratamiento superan a los riesgos, porque estos pacientes son más vulnerables a los posibles efectos secundarios centrales. En algunos casos han ocurrido reacciones centrales después de la primera administración del ciprofloxacino. Raramente la depresión y la psicosis evolucionan hacia una conducta autolesiva. En estas circunstancias se suspenderá el ciprofloxacino y se informará de inmediato al médico. Piel y apéndices: Se ha demostrado que el ciprofloxacino produce reacciones de fotosensibilidad. Los pacientes tratados con ciprofloxacino deben evitar la exposición directa a una luz solar o UV excesiva. El tratamiento se suspenderá en caso de fotosensibilización (es decir, reacciones cutáneas parecidas a la quemadura de sol). Citocromo P450: El ciprofloxacino es, como se sabe, un inhibidor moderado de las enzimas 1A2 del citocromo P450 (CYP). Por eso, se pondrá especial atención cuando se administren simultáneamente otros fármacos metabolizados por la misma vía enzimática (por ej. teofilina, metilxantinas, cafeína, duloxetina, clozapina). La inhibición de la depuración metabólica de estos fármacos por el ciprofloxacino podría aumentar sus concentraciones plasmáticas y, con ello, sus efectos secundarios específicos (véase también Interacciones). Reacción en el lugar de la inyección: Se han descrito reacciones locales en el lugar de la inyección i.v. tras la administración intravenosa de ciprofloxacino. La frecuencia de las reacciones aumenta cuando el período de infusión es igual o menor de 30 minutos. Las reacciones cutáneas locales remiten a veces enseguida si se suspende la infusión. La administración intravenosa posterior no está contraindicada, salvo que recurra o empeore la reacción. Carga de NaCI de la formulación i.v. (frascos): La carga adicional de sodio se tomará en consideración cuando el aporte de sodio pueda resultar nocivo para el paciente (pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, insuficiencia renal, síndrome nefrótico, etc.). Sobre el contenido de cloruro sódico, consulte el apartado Información general.

Interacciones.

Formación de quelatos: La absorción de ciprofloxacino disminuye cuando se administra (por vía oral) junto con fármacos y suplementos minerales que contienen cationes polivalentes (por ej. calcio, magnesio, aluminio, hierro), quelantes poliméticos del fosfato (por ej. sevelámero), sucralfato o antiácidos o fármacos muy tamponados (por ej. didanosina en comprimidos), que contienen magnesio, aluminio o calcio. En consecuencia, el ciprofloxacino deberá administrarse bien 1-2 horas antes o, como mínimo, 4 horas después de estos preparados. Esta restricción no se aplica a los antiácidos pertenecientes al grupo de los antagonistas H2. Alimentos y productos lácteos: La administración concomitante de productos lácteos o de bebidas minerales enriquecidas (por ej. leche, yogur, zumo de naranja enriquecido con calcio) y ciprofloxacino se evitará, puesto que podría reducir la absorción de este último. No obstante, el calcio alimentario no modifica su absorción en grado significativo. Profenecid: El profenecid dificulta la secreción renal del ciprofloxacino. La coadministración de profenecid y ciprofloxacino aumenta las concentraciones séricas de este último. Metoclopramida: La metoclopramida acelera la absorción del ciprofloxacino (por vía oral), reduciendo el tiempo necesario para alcanzar las concentraciones plasmáticas máximas. No se ha observado ningún efecto sobre la biodisponibilidad del ciprofloxacino. Omeprazol: La administración simultánea de ciprofloxacino y omeprazol disminuye ligeramente los valores Cmáx y AUC de ciprofloxacino. Tizanidina: En un estudio clínico con sujetos sanos se observó que las concentraciones séricas de la tizanidina aumentaban (incremento de 7 veces de la Cmáx, intervalo de 4 a 21; incremento de 10 veces el AUC, intervalo de 6 a 24) si se administraba ciprofloxacino al mismo tiempo. Además de este aumento en las concentraciones séricas se halló una potenciación de los efectos hipotensores y sedantes. La tizanidina no debe administrarse junto con el ciprofloxacino (véase también Contraindicaciones). Teofilina: La administración concomitante de ciprofloxacino y teofilina puede ocasionar un aumento nada deseable de la concentración sérica de teofilina, con el riesgo consiguiente de efectos secundarios inducidos por ésta; excepcionalmente, estos efectos secundarios ponen en peligro la vida o causan la muerte. Si no se puede evitar el uso asociado de los dos productos, se medirá la concentración sérica de teofilina y se reducirá convenientemente su dosis (véase Advertencias). Metotrexato: La administración simultánea de ciprofloxacino inhibe, a veces, el trasporte del metotrexato por los túbulos renales, con lo que podrían aumentar los valores plasmáticos del metotrexato, con el riesgo consiguiente de reacciones tóxicas. En consecuencia, se vigilará cuidadosamente a los pacientes tratados con metotrexato si está indicado el tratamiento concomitante con ciprofloxacino. AINEs: En estudio con animales se ha observado que la combinación de dosis muy altas de quinolonas (inhibidores de la grasa) y ciertos antiinflamatorios no esteroides (aunque no el ácido acetilsalicílico) puede producir convulsiones. Ciclosporina: Se ha descrito un incremento pasajero en la concentración de la creatinina sérica cuando se administran simultáneamente el ciprofloxacino y la ciclosporina. Así pues, conviene vigilar la frecuencia (dos veces por semana) las concentraciones séricas de creatinina de estos pacientes. Warfarina: La administración simultánea de ciprofloxacino y warfarina puede intensificar la acción de esta última. Glibenclamida: En determinados casos, la administración concomitante de ciprofloxacino y glibenclamida intensifica la acción de esta última (hipoglucemia). Duloxetina: En los estudios clínicos se ha señalado que el uso concomitante de la duloxetina con los inhibidores potentes de la isoenzima 1A2 del citocromo P450 como la fluvoxamina, puede aumentar los valores AUC y Cmáx de la duloxetina. Aunque no se dispone de ningún dato clínico sobre la posible interacción con el ciprofloxacino, cabe esperar efectos similares durante la administración concomitante (véase Advertencias). Ropinirol: En un estudio clínico se comprobó que el uso concomitante de ropinirol más ciprofloxacino, un inhibidor intermedio de la isoenzima CYP450 1A2, incrementaba la Cmáx y el AUC del ropinirol en un 60% y en 84%, respectivamente. Aunque el tratamiento con ropinirol se toleró bien, la administración concomitante puede dar lugar a una posible interacción con el ciprofloxacino, acompañada de efectos secundarios. Lidocaína: Se ha comprobado que el uso concomitante de lidocaína más ciprofloxacino, un inhibidor moderado de la isoenzima CYP450 1A2 por sujetos sanos reduce el aclaramiento de la lidocaína administrada por vía intravenosa, en un 22%. Aunque el tratamiento con lidocaína se ha tolerado bien, la administración concomitante puede dar lugar a una interacción con el ciprofloxacino, acompañado de efectos secundarios. Clozapina: La concentración sérica de la clozapina y de la N-desmetilclozapina se incrementó en un 29% y en un 31%, respectivamente, tras la administración concomitante de 250 mg de ciprofloxacino durante 7 días (véase Advertencias). Embarazo y lactancia: El ciprofloxacino no debe prescribirse ni a las mujeres embarazadas ni a las madres lactantes, puesto que se desconoce la seguridad del fármaco para estos grupos de pacientes y, además, de acuerdo con los estudios de animales, no cabe, en absoluto, descartar que el fármaco dañe el cartílago articular de los seres inmaduros (véase Datos preclínicos sobre seguridad. En los estudios con animales no se ha detectado ningún indicio de teratogenia (malformaciones). Efectos sobre la capacidad de conducción y el uso de maquinaria: Aun cuando el medicamento se tome siguiendo exactamente la prescripción del facultativo, puede alterar la velocidad de la reacción hasta el punto de entorpecer la capacidad para conducir o para utilizar maquinaria, sobre todo si el medicamento se combina con el alcohol.

Incompatibilidades.

Solución para infusión: La solución de ciprofloxacino para infusión es compatible con la solución salina fisiológica, la solución de Ringer y la solución de Ringer tactato, las soluciones de glucosa al 5% y al 10%, la solución de fructosa al 10% y la solución de glucosa al 5% con NaCl 0.225% o Nacl 0.45%. Si se mezclan las soluciones de ciprofloxacino para infusión con soluciones compatibles, las soluciones resultantes se administrarán lo antes posible después de la mezcla por razones microbiológicas y de fotosensibilidad. Salvo que se haya confirmado la compatibilidad con otras soluciones para infusión/fármacos, la solución para infusión se administrará siempre por separado. Los signos visuales de incompatibilidad comprenden, por ejemplo, precipitación, turbidez y cambio de color. La incompatibilidad también ocurre cuando las soluciones para infusión o los fármacos presentan inestabilidad física o química con el pH de la solución (por ej. penicilinas, soluciones de heparina), sobre todo si se combinan con soluciones ajustadas a un pH alcalino (pH de las soluciones para la infusión de ciprofloxacino: 3.9-4.5)

Conservación.

Solución para infusión: Como la solución para infusión es fotosensible, los frascos de infusión se extraerán de la caja sólo inmediatamente antes de su uso. Con una luz natural se garantiza la eficacia completa durante 3 días. Instrucciones de manipulación: Puede precipitar a la temperatura de almacenamiento en frío pero se disuelve nuevamente a la temperatura ambiente. No se recomienda, pues, conservar la solución para infusión en el frigorífico. Frascos de vidrio (solución para infusión NaCl al 0.9%: Por razones de comodidad, el tapón del vial de infusión deber ser perforado por el anillo central, Si se perfora por el anillo externo, se puede dañar el tapón del vial.

Sobredosificación.

Se han descrito casos de nefrotoxicidad reversible tras una sobredosificación aguda por vía oral. Por eso, además de las medidas urgentes habituales, se recomienda vigilar la función renal y administrar antiácidos que contengan Mg o Ca para reducir la absorción del ciprofloxacino. Sólo una pequeña fracción del ciprofloxacino ( < 10%) se elimina del organismo después de la hemodiálisis o de la diálisis peritoneal.

Presentación.

Comprimidos recubiertos x 10 y x 20. Solución para infusión x 100 ml.

¿Qué es P.R.Vademécum?