CIPROVAL

SAVAL

Antibacteriano.

Composición.

Cada comprimido contiene: ciprofloxacino 250mg y 500mg.

Farmacología.

Posee actividad bactericida contra grampositivos y gramnegativos. Posee una alta penetración tisular alcanzando elevadas concentraciones en plasma, orina, riñones, pulmones, huesos, bilis, LCR. Una característica destacada es la ausencia de resistencia mediada por plásmidos.

Indicaciones.

Para el tratamiento de infecciones simples o mixtas causadas por dos o más microorganismos sensibles; se destacan infecciones del tracto respiratorio, infecciones urinarias, infecciones gastrointestinales, gonorrea. También es el agente alternativo en las infecciones producidas por mecanismos resistentes a otros antibióticos.

Dosificación.

En infección urinaria, la dosis recomendada es 250mg cada 12 horas. Pielonefritis: 500mg cada 12 horas. En infecciones respiratorias, ginecológicas, quirúrgicas y gastrointestinales se recomienda 500mg cada 12 horas.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a alguno de los componentes.

Reacciones adversas.

En general es bien tolerado. Los efectos más frecuentes son síntomas gastrointestinales, náuseas, vómitos, dolor abdominal, dispepsia, excitación, cansancio, vértigo y dolor de cabeza.

Precauciones.

No usar en niños ni en embarazo. No usar durante la lactancia. Usar con precaución en pacientes con antecedentes conocidos de desórdenes del SNC, convulsiones. Ajustar la dosis en insuficiencia renal.

Interacciones.

Presenta interacciones con antiácidos, teofilina.

Conservación.

Almacenar a no más de 30°C. Protegido de la luz y la humedad.

Sobredosificación.

En caso de sobredosificación, se debe realizar vaciamiento gástrico, si es que el paciente se encuentra consciente. Se debe implementar las medidas necesarias para mantener signos vitales.

Presentación.

Envase con 14 comprimidos de 250mg. Envases con 10 y 20 comprimidos de 500mg.

¿Qué es P.R.Vademécum?