SUPRADYN ACTIVE

BAYER

Polivitamínico con minerales.

Composición.

Cada comprimido recubierto contiene: Vitamina A 1.000 mcg (3.333 U.I.), Acido fólico 0.1 mg, Vitamina B1 4.7 mg, Nicotinamida 19.0 mg, Vitamina B2 1.7 mg, Hierro 4.5 mg, Vitamina B6 2.2 mg, Calcio 62.5 mg, Vitamina B12 2.0 mcg, Magnesio 50.0 mg, Vitamina C 60.0 mg, Fósforo 62.5 mg, Vitamina D3 7.5 mcg (300 U.I.), Cobre 0.5 mg, Vitamina E 15.0 mg (15 U.I.), Manganeso 0.5 mg, Acido pantoténico 5.0 mg, Zinc 3.75 mg, Biotina 0.2 mg.

Farmacología.

Propiedades farmacodinámicas: Este preparado contiene todas las vitaminas, minerales y elementos trazas esenciales para el suplemento nutricional profiláctico de los adolescentes y adultos sanos, incluida la gente mayor. Los componentes esenciales de esta combinación coinciden con los principios nutricionales (Raciones Alimenticias Diarias Recomendadas [RDA]) para asegurar el mantenimiento de las funciones fisiológicas del cuerpo sano. El suministro balanceado de estos micronutrientes es indispensable para la regulación de los diversos procesos metabólicos del cuerpo. Por lo general, una dieta variada y diversificada satisface estos requerimientos. Sin embargo, las deficiencias nutricionales marginales se producen como resultado de una alimentación involuntariamente desequilibrada o en el caso de las personas que siguen dietas, como también en relación al consumo inadecuado de nutrientes y hábitos alimenticios particulares que se verifican en el adulto mayor. Farmacocinética: Vitamina A: La vitamina A es rápidamente absorbida desde el tracto gastrointestinal sano (duodeno y yeyuno). La absorción de retinol requiere la presencia de sales biliares, lipasa pancreática, proteínas y grasa dietaria. El exceso de vitamina no absorbida es excretado en las heces. Las preparaciones miscibles con el agua son absorbidas más rápidamente que las soluciones oleosas. Menos del 5% de la vitamina A circulante está unida a lipoproteínas en la sangre (normal), pero puede estar hasta un 65% cuando los depósitos hepáticos están saturados, debido a una ingesta excesiva. La cantidad de vitamina A unida a lipoproteínas puede estar aumentada en hiperlipoproteinemia. Cuando se libera desde el hígado, la vitamina A se une a proteínas que enlazan retinol (RBP). La mayoría de la vitamina A circula en la forma de retinol unido a RBP. Se almacena en el hígado (aproximadamente 2 años en el requerimiento de adultos), con pequeñas cantidades en los riñones y tejido pulmonar. El zinc es requerido para la movilización de las reservas de vitamina A en el hígado. Su biotransformación es hepática y su eliminación fecal/renal. Vitamina E: La vitamina E es en un 50% a 80% absorbida desde el tracto gastrointestinal (duodeno), requiere la presencia de sales biliares, grasa dietaria y una función pancreática normal para una absorción eficiente. Se une a betalipoproteínas en la sangre. Se almacena en todos los tejidos corporales, especialmente tejidos grasos. Su biotransformación es hepática y su eliminación biliar y renal. Vitamina C (Acido ascórbico): El ácido ascórbico es rápidamente absorbido desde el tracto gastrointestinal (yeyuno), pero su absorción puede ser reducida con grandes dosis. Su unión a proteínas es baja alrededor del 25%. El ácido ascórbico es tomado por todas las células del cuerpo, las mayores concentraciones se encuentran en el tejido glandular, leucocitos, hígado y en el cristalino del ojo. Su biotransformación es hepática y su eliminación renal, muy poco como vitamina inalterada y metabolitos, excepto con altas dosis, la excreción urinaria aumenta con concentraciones plasmáticas de más de 1.4 mg por 100 mL. Es removible por hemodiálisis. Niacinamida: Las vitaminas B, incluyendo la niacinamida son rápidamente absorbidas desde el tracto gastrointestinal, excepto en síndromes de mala absorción. Su biotransformación es hepática. El triptófano de la dieta es convertido por bacterias intestinales a niacina y niacinamida (alrededor de 60 mg de triptófano es equivalente a 1 mg de niacina). La niacina es convertida a niacinamida según necesidad. Su vida media de eliminación es de aproximadamente 45 minutos. Su eliminación es renal (casi enteramente como metabolitos). El exceso más allá de las necesidades diarias es excretado, en su mayoría inalterado, en la orina. Acido fólico: El ácido fólico disponible en el comercio es casi completamente absorbido desde el tracto gastrointestinal (mayoritariamente en el duodeno superior), aun en presencia de mala absorción debido a esprue tropical. Sin embargo, la absorción de folatos de los alimentos está disminuida en síndromes de mala absorción. Su unión a proteínas es extensa (a proteínas plasmáticas). Se almacena en gran proporción en el hígado. Su biotransformación es hepática. El ácido fólico es convertido (en la presencia de ácido ascórbico) en el hígado y plasma a su forma metabólicamente activa (ácido tetrahidrofólico) por dihidrofolato reductasa. Su vía de eliminación es renal (casi completamente como metabolitos). El exceso más allá de las necesidades diarias es excretado, principalmente inalterado, en la orina. El ácido fólico es removido por hemodiálisis, por lo tanto, los pacientes dializados deberían recibir cantidades aumentadas. Vitamina B1: Las vitaminas B son rápidamente absorbidas desde el tracto gastrointestinal, excepto en síndromes de mala absorción. La tiamina es absorbida principalmente en el duodeno. El alcohol inhibe su absorción. En individuos con absorción gastrointestinal normal, la absorción máxima total diaria de tiamina es de 5 a 15 mg (aumenta cuando se da en dosis diarias divididas con alimentos). Su biotransformación es hepática y su eliminación es renal (casi toda como metabolitos). El exceso más allá de las necesidades diarias es excretado como droga inalterada y metabolitos en la orina. Vitamina B2: Las vitaminas B son rápidamente absorbidas desde el tracto gastrointestinal, excepto en síndromes de mala absorción. La riboflavina es absorbida principalmente en el duodeno. El alcohol inhibe su absorción intestinal. La riboflavina y sus metabolitos estás distribuidos en todos los tejidos corporales y en la leche materna. Una pequeña cantidad es almacenada en el hígado, bazo, riñones y corazón. Los metabolitos (FAD y FMN) se unen moderadamente (60%) a proteínas. Su biotransformación es hepática y su vida media, cuando se administra en forma oral, es de 66 a 84 minutos. La eliminación de la riboflavina es renal (casi completamente como metabolitos). El exceso más allá de las necesidades diarias es excretada, en su mayoría inalterada, en la orina. La riboflavina está presente en las heces. La hemodiálisis remueve la riboflavina, pero más lentamente que la excreción renal normal. Vitamina B6: Las vitaminas B son rápidamente absorbidas desde el tracto gastrointestinal, excepto en síndromes de mala absorción. La piridoxina es absorbida principalmente en el yeyuno. No se une a proteínas plasmáticas. Se almacena principalmente en el hígado, y en menor cantidad en el músculo y el cerebro. Su biotransformación es hepática y su vida media es de 15 a 20 días. La piridoxina se elimina vía renal (casi toda como metabolitos). El exceso más allá de las necesidades diarias es excretada, en su mayoría inalterada, en la orina. Es removida por hemodiálisis, los pacientes dializados deberían recibir cantidades aumentadas. Vitamina B12: Las vitaminas B son rápidamente absorbidas desde el tracto gastrointestinal, excepto en síndromes de mala absorción. La vitamina B12 es absorbida en la mitad inferior del íleo. La vitamina B12 de la dieta es liberada desde las proteínas, a las cuales está unida por ácido gástrico y proteasas pancreáticas, antes de llegar a enlazarse al factor intrínseco (IF). Una vez formado el complejo vitamina B12-IF pasa hacia el intestino, donde éste se enlaza con sitios receptores sobre la mucosa ileal, de modo que la vitamina B12 puede ser absorbida a la circulación sistémica. El calcio y un pH mayor que 5.4 son requeridos para la unión a los sitios receptores. La circulación enterohepática conserva la vitamina B12 por reabsorción de éste de la bilis. Su unión a proteínas es muy alta (a proteínas plasmáticas específicas llamadas transcobalaminas). Se almacena en el hígado (90%) y algo en los riñones. Su biotransformación es hepática. Tiene una vida media de aproximadamente 6 días (400 días en el hígado). La cianocobalamina se elimina vía biliar. El exceso más allá de las necesidades diarias es excretado, la mayoría sin cambios, en la orina. Vitamina D: La vitamina D es rápidamente absorbida desde el intestino delgado (proximal o distal), el colecalciferol puede ser absorbido más rápidamente y más completamente que el ergocalciferol. El ergocalciferol requiere la presencia de sales biliares. Hay evidencia de que algunos metabolitos de vitamina D son reabsorbidos desde la bilis, sin embargo, el beneficio que tiene sobre la vitamina D se piensa que es despreciable. La vitamina D se enlaza a alfa globulinas específicas para transporte. Se deposita principalmente en el hígado y otros depósitos grasos. En cuanto a su biotransformación, la activación metabólica de colecalciferol y ergocalciferol ocurre en 2 pasos, el primero en el hígado y el segundo en los riñones. La activación metabólica de calciferol ocurre en los riñones, el dihidrotaquisterol y el alfacalcidol son activados en el hígado. El calcitriol no requiere activación metabólica. La degradación también ocurre parcialmente en los riñones. El calcifediol tiene una vida media plasmática de aproximadamente 16 días (10 a 22 días), el calcitriol de 3 a 6 horas y el ergocalciferol de 19 a 48 horas (sin embargo, se almacena en depósitos grasos en el cuerpo por períodos prolongados). Su eliminación es biliar y renal. Biotina: Su absorción es aproximadamente de un 50%. Se une principalmente a proteínas plasmáticas y se elimina, preferentemente, en la orina. Calcio pantotenato: Esta sal es la fuente de ácido pantoténico, el que es rápidamente absorbido desde el tracto gastrointestinal. El ácido pantoténico es un precursor de la Co-enzima A, que es requerida en diversas funciones metabólicas. La Co-enzima A está involucrada en el metabolismo de los lípidos por activación de los ácidos grasos, en el de las proteínas y carbohidratos por activación de los aminoácidos, y también participa en la síntesis de colesterol y otros esteroles biológicamente importantes. El ácido pantoténico no es metabolizado y su eliminación es 70% renal (inalterado) y el 30% fecal. Calcio (Calcio fosfato, dibásico): Aproximadamente un quinto a un tercio del calcio administrado oralmente es absorbido en el intestino delgado, dependiendo de la presencia de metabolitos de vitamina D, pH en el lumen, y de factores dietarios tales como calcio enlazado a fibras o fitatos. La absorción de calcio aumenta cuando hay deficiencia de calcio o cuando un paciente está con una dieta baja en calcio. En pacientes con aclorhidria o hipoclorhidria, la absorción de calcio, especialmente con la sal de carbonato, puede ser reducida. Su enlace a proteínas es moderado, aproximadamente 45% en plasma. Eliminación renal (20%), la cantidad excretada en la orina varía con el grado de absorción del calcio y si hay pérdida ósea excesiva o falla de conservación renal. Eliminación fecal (80%), consiste principalmente en calcio no absorbido, con sólo una pequeña cantidad de calcio fecal endógeno excretado. Fósforo (calcio fosfato, dibásico): Los fosfatos ingeridos son absorbidos desde el tracto gastrointestinal. Sin embargo, la presencia de grandes cantidades de calcio o aluminio pueden conducir a la formación de fosfatos insolubles y reducir su absorción. La vitamina D estimula la absorción de fosfato. Su eliminación es 90% renal y 10% fecal. Magnesio (óxido de magnesio): Aproximadamente el 35 a 40% del magnesio de la dieta es absorbido a través del yeyuno e íleo. Algo de magnesio es reabsorbido desde la bilis y jugos pancreáticos e intestinales. Dietas altas en grasas o síndromes de mala absorción de grasas interfieren con la absorción de magnesio. Magnesio se almacena principalmente en huesos, músculo-esquelético, riñones, hígado y corazón; pequeñas cantidades se han encontrado en fluidos extracelulares y eritrocitos. Aproximadamente el 30% de magnesio está enlazado intracelularmente a proteínas y fosfatos ricos en energía. El tiempo que demora en alcanzar su concentración peak, vía oral, es de 4 horas y la duración de su acción es de 4 a 6 horas. Su eliminación es renal y fecal. Zinc (sulfato de zinc): Aproximadamente el 20 a 30% del zinc de la dieta es absorbido, principalmente desde el duodeno e íleo. La cantidad absorbida es dependiente de la biodisponibilidad desde los alimentos. El zinc está mayoritariamente disponible desde las carnes rojas y ostras. Los fitatos pueden disminuir su absorción, por quelación y formación de complejos insolubles a un pH alcalino. El zinc endógeno puede ser reabsorbido en el íleo y colon, creando una circulación enteropancreática de zinc. El zinc está en un 60% enlazado a albúmina; 30 a 40% enlazado a alfa-2 macroglobulina o transferrina; y un 1% enlazado a aminoácidos, principalmente a histidina y cisteína. Demora aproximadamente 2 horas en alcanzar su peak de concentración. Su eliminación es principalmente fecal (aproximadamente 90%); y en menor magnitud en la orina y en la transpiración. Cobre (sulfato de cobre): Aproximadamente 40-60% del cobre de la dieta es absorbido, principalmente desde el estómago y duodeno. La absorción de cobre aumenta cuando hay deficiencia de cobre y disminuye con un nivel adecuado de cobre. Después de su absorción, el cobre se une a una proteína transportadora metalotioneina. Es almacenado principalmente en el hígado, encontrándose pequeñas cantidades en tejidos periféricos. El cobre está en un 90 a 95% unido a ceruloplasmina, de 1 a 2% unido a aminoácidos o libre, y el remanente está reversiblemente enlazado a albúmina. Su biotransformación es hepática y su eliminación principalmente en la bilis, con pequeñas cantidades eliminadas en la orina, sudor y al mudar la epidermis. Manganeso (sulfato de manganeso): Su absorción es variable, de un 3 a un 50%. Manganeso sufre circulación enterohepática. Es concentrado en tejidos ricos en mitocondrias, tales como: cerebro, riñones, páncreas e hígado. Se une a proteínas transportadoras específicas, transmanganina, una beta-1-globulina. Se elimina, principalmente, a través de la bilis, pero puede ser eliminado en el jugo pancreático o devuelto a la luz del duodeno, yeyuno o íleo en la eventualidad de una obstrucción biliar. La excreción urinaria es despreciable. Hierro (fumaro ferroso): La absorción de hierro está aumentada cuando los depósitos de hierro son depletados o cuando la producción de células sanguíneas rojas ha aumentado. Recíprocamente, altas concentraciones de hierro sanguíneo disminuyen la absorción. Su absorción ocurre principalmente en el duodeno y yeyuno proximal. La absorción es más eficiente cuando el hierro es ingerido en su estado ferroso más que en su forma férrica, con el estómago vacío. Se almacena, principalmente, en hepatocitos y el sistema retículoendotelial, también algo se almacena en los músculos. Su enlace a proteínas es muy alto, alrededor de 90% o más. No existe un sistema de eliminación fisiológico para hierro, y éste se puede acumular en el cuerpo hasta cantidades tóxicas, sin embargo pequeñas cantidades se pierden diariamente con el cambio de piel, pelo y uñas; y en heces, transpiración, leche materna (0.5 a 1,0 mg por día), sangre menstrual y orina.

Indicaciones.

Suplemento de vitaminas y minerales. Usos: Util en caso de dietas poco equilibradas o cuando hay requerimientos aumentados de estos nutrientes.

Dosificación.

1 comprimido recubierto diario.

Contraindicaciones.

No administrar a mujeres embarazadas y en período de lactancia, ni a niños menores de 12 años. No administrar a pacientes con hipersensibilidad conocida a alguno de los componentes de esta formulación. Tampoco se debe usar en personas que presenten: hipervitaminosis A, hipervitaminosis D, hipercalcemia, cálculos renales, insuficiencia hepática o renal, porfiria cutánea tarda, hipoparatiroidismo.

Embarazo y lactancia.

No han sido documentados problemas en humanos con la ingesta diaria normal de vitamina A. Una sobredosis maternal en animales ha sido reportada por producir malformaciones del sistema nervioso central, así como malformaciones de la columna espinal, costillas, corazón, ojos, paladar y tracto genitourinario del feto. Anormalidades fetales (incluyen malformaciones del trato urinario). Retardo del crecimiento y cierre epifisial temprano ha sido reportado en niños cuyas madres tomaron cantidades excesivas de vitamina A durante el embarazo. En cuanto a la ingesta normal según requerimientos diarios de vitamina D no han sido reportados problemas en humanos. Hipercalcemia maternal durante el embarazo en humanos puede ser asociado con una sensibilidad aumentada a los efectos de la vitamina D, supresión de la función paratiroidea, retardo mental y estenosis aórtica congénita en niños. Sobredosis de vitamina D ha sido asociada con anormalidades fetales en animales. Con la ingesta normal de vitamina E no se han documentado problemas en humanos. La transferencia a la placenta es incompleta; los neonatos reciben de un 20 a un 30% de las concentraciones maternales. Niños de bajo peso al nacer pueden ser deficientes en vitamina E, debido a la baja cantidad almacenada al nacer. No se han realizado estudios en animales ni en humanos, ni se han reportado problemas en humanos con la ingesta normal diaria de ácido ascórbico. La ingestión de grandes cantidades de ácido ascórbico durante el embarazo puede dañar al feto. No se han detectado problemas en humanos con la ingesta diaria normal según requerimientos de tiamina mononitrato, riboflavina y piridoxina, sin embargo, la exposición a grandes dosis de esta última en el útero puede producir un síndrome de dependencia a piridoxina en el neonato. No se han detectado problemas en humanos con la ingesta normal diaria de cianocobalamina, niacinamida, dexpantenol, biotina, ácido fólico. A pesar de que este último cruza la placenta, estudios adecuados y bien controlados en humanos no han demostrado que el ácido fólico cauce efectos adversos sobre el feto.

Reacciones adversas.

Administrado como suplemento de vitaminas y minerales, a la dosis recomendada, no presenta efectos secundarios. Si se usa por tiempo prolongado podrían producirse los siguientes efectos secundarios: reacción alérgica (rash cutáneo y picazón), ulceración de las mucosas (úlceras en la boca y en los labios), diarrea. Reacciones alérgicas con preparaciones de ácido fólico han sido raramente reportadas, han incluido: eritema, rash, picazón, malestar general y dificultad respiratoria broncoespástica. Las reacciones adversas más frecuentes reportadas para hierro son dolor abdominal estomacal, calambres estomacales, úlceras dolorosas.

Precauciones.

Las deposiciones se pueden colorear de gris oscuro debido a la presencia de hierro. Debido a la presencia de vitaminas A y D, se deben tener en cuenta las dosis totales administradas en caso de asociación con otras preparaciones que contengan estas vitaminas. El uso de este producto debe ser evaluado por el médico cuando la persona que lo desea consumir presente uno o más de los siguientes problemas de salud: Alcoholismo crónico, cirrosis, enfermedad hepática, hepatitis viral, falla renal crónica debido a la presencia de vitamina A en este producto. Arterioesclerosis, función cardiaca dañada, hiperfosfatemia, función renal dañada, sarcoidosis y posiblemente otras enfermedades granulomatosas, en el caso de la vitamina D. Hipoprotrombinemia debido a la deficiencia de vitamina K, puesto que ésta puede ser agravada por dosis de vitaminas E mayores a 400 U.I. al día. El uso de ácido ascórbico debe ser evaluado en casos de diabetes Mellitus, deficiencia de glucosa-6-fosfato, deshidrogenasa, hemocromatosis, anemia sideroblástica, talasemia, hiperoxaluria u oxalosis, historia de cálculos renales, sensibilidad al ácido ascórbico o ascorbato de sodio y anemia depranocítica (altas dosis de ácido ascórbico pueden precipitar una crisis). Encefalopatía de Wernicke, debido al a presencia de tiamina (vitamina B1). En presencia de sangrado o hemorragia arterial, glaucoma, diabetes Mellitus, gota, enfermedad hepática, hipotensión, úlcera péptica, se debe considerar el uso de niacinamida. En caso de anemia perniciosa se debe tener presente la presencia de ácido fólico en este preparado. Este producto contiene almidón, precaución en pacientes celíacos. Este producto contiene lactosa, precaución en pacientes diabéticos. En caso de que el paciente esté siendo tratado con tetraciclina, este producto deberá ser administrado 2 horas después de la tetraciclina.

Advertencias.

Este medicamento está destinado exclusivamente a adultos y niños mayores de 12 años. Su uso no es a permanencia, salvo que el uso prolongado sea vigilado por el médico. El uso de vitaminas y minerales no sustituye una alimentación equilibrada. Se debe advertir al paciente que su uso en niños no corresponde a una golosina. Como todo medicamento, puede causar reacciones de hipersensibilidad o alergia, en cuyo caso se recomienda suspender el tratamiento y evaluar al paciente.

Interacciones.

Vitamina A: Puede interactuar con suplementos de calcio, colestiramina, colestipol, aceite mineral, neomicina oral, anticonceptivos orales, etretinato, isotretionina, tetraciclina y vitamina E. El uso concomitante de vitamina E puede facilitar la absorción, depósito hepático y utilización de vitamina A reduce la toxicidad, dosis excesivas pueden depletar los depósitos de vitamina A. Vitamina D: Experimenta interacción con medicamentos como antiácidos que contengan aluminio o magnesio, anticonvulsivantes (hidantoína, barbitúricos, primidona) calcitonina, etidronato, diuréticos tiazídicos, preparaciones con altas dosis de calcio, colestiramina, colestipol, aceite mineral, corticoides, glucósidos digitálicos, preparaciones que contengan fósforo en altas dosis y otros análogos de vitamina D debido a sus efectos aditivos. Alfa tocoferol: Interactúa con medicamentos como: anticoagulantes derivados de cumarina o indandiona, colestiramina, colestipol, aceite mineral, suplementos de hierro y vitamina A (vitamina E puede facilitar la absorción de vitamina A). Riboflavina: Con alcohol, antidepresivos tricíclicos, fenotiazinas, probenecid. Cianocobalamina: Puede interactuar con alcohol, aminosalicilatos, colchicina (especialmente en combinación con aminoglucósidos), antibióticos, ácido ascórbico y ácido fólico. Grandes y continuas dosis de ácido fólico pueden reducir las concentraciones sanguíneas de vitamina B12. Piridoxina: Tiene antecedentes de interactuar con los siguientes medicamentos: cicloserina, etionamida, hidralazina, inmunosupresores (azationina, cloramlucil, corticoesteroides, ACTH, ciclofosfamida, ciclosporina, mercaptopurina), isoniazida, penicilamina, estrógenos o anticonceptivos orales que contengan estrógenos, levodopa. Nicotinamida: Con lovastatina, provastatina o sinvastatina. Acido fólico: Interactúa con: analgésicos, anticonvulsivantes (hidantoína, carbamazepina), estrógenos, anticonceptivos orales, antiácidos que contengan aluminio o magnesio, antibióticos, colestiramina, metotrexato, triamterena, trimetoprim, sulfonamidas y suplementos de zinc. Hierro: Puede interactuar con: alcohol, antiácidos, ciertos alimentos (café, huevos, leche o productos lácteos, etc.), cimetidina, deferoxamina, dimercaprol, etidronato, fluoroquinolonas, pancreatina, penicilamina, tetraciclina oral, suplementos de calcio y zinc. Los iones hierro inhiben la reabsorción de tetraciclina administrada por vía oral, una medicación simultánea debe ser evitada, se deben tomar las sales de hierro 2 horas después de la tetraciclina. Calcio: Interactúa principalmente con: otras preparaciones que contengan calcio o magnesio, etidronato, nitrato de galio, fenitoína, tetraciclina oral.

Sobredosificación.

Información toxicológica: La toxicidad luego de una sobredosis aguda con preparaciones multivitamínicas es improbable, a menos que la dosis ingerida sea masiva. Los signos y síntomas de toxicidad esperada deberían ser los de las preparaciones de vitaminas individuales, especialmente A y D. Irritación gastrointestinal y diarrea son las más frecuentes encontradas. Sin embargo, algunos niños y pacientes con sarcoidosis o hipoparatiroidismo pueden tener una sensibilidad aumentada a los análogos de vitamina D. La administración aguda o crónica de dosis excesivas de estos análogos o sensibilidad aumentada a cantidades fisiológicas de ergocalciferol o colecalciferol pueden conducir a una hipervitaminosis D manifestada por hipercalcemia. Vitamina E es generalmente no tóxica. El ácido ascórbico es generalmente no tóxico; sin embargo, ha sido reportada la producción de náuseas, vómitos, cardialgia, calambres abdominales, fatiga, bochornos, dolor de cabeza, insomnio y somnolencia. La mayoría de las vitaminas hidrosolubles (ácido fólico, tiamina (B1), riboflavina (b2), cianocobalamina (b12), biotina, ácido pantoténico) no producen síntomas de toxicidad aguda. La ingestión crónica de megadosis puede ser el más serio problema. Piridoxina clorhidrato es generalmente no tóxica; sin embargo, la administración crónica de grandes dosis ha sido asociada con efectos neurológicos adversos. Náuseas, dolor de cabeza, parestesia, somnolencia, AST sérica aumentada y concentraciones séricas de ácido fólico disminuidas han sido informadas. Náuseas, vómitos, dolor estomacal y diarrea son comunes, especialmente luego de la ingestión de vitaminas múltiples con hierro. La vitamina C puede causar anemia hemolítica en neonatos prematuros. Los componentes más peligrosos de los multivitamínicos son: hierro, vitamina A y vitamina D. Se debe considerar la dosis tóxica de estos componentes antes de inducir emesis. Administrar carbón activado, acuoso o mezclado con catárticos salinos o sorbitol.

Presentación.

Comprimidos recubiertos x 30.

¿Qué es P.R.Vademécum?