NOVONORM®

NOVO NORDISK

Otros fármacos hipoglucemiantes, excluyendo las insulinas (Código ATC: A10BX02).

Composición.

NovoNorm® contiene repaglinida como principio activo. Los comprimidos de 0,5 mg son blancos, redondos y convexos, con el logotipo de Novo Nordisk grabado (Buey Apis). Los comprimidos de 1 mg son amarillos, redondos y convexos, con el logotipo de Novo Nordisk grabado (Buey Apis). Los comprimidos de 2 mg son duraznos, redondos y convexos, con el logotipo de Novo Nordisk grabado (Buey Apis). Lista de excipientes: Celulosa microcristalina (E460); difosfato de calcio anhidro; almidón de maíz; polacrilina potásica; povidona (K25); glicerol (85%); estearato de magnesio; meglumina; poloxámero 188; óxidos de hierro amarillo y rojo para los comprimidos de 1 mg y de 2 mg, respectivamente.

Farmacología.

Propiedades farmacodinámicas: Mecanismo de acción: Repaglinida es un secretagogo oral de acción corta. La repaglinida reduce el nivel de glucosa en sangre estimulando la secreción de insulina del páncreas, un efecto que depende de la función de las células b de los islotes pancreáticos. La repaglinida se une a los canales potásicos ATP-dependientes de la membrana de las células b e inhibe su abertura. Esto despolariza las células b, produciendo una apertura de los canales de calcio. El consiguiente aumento del flujo de calcio estimula la secreción de insulina desde las células b. Efectos farmacodinámicos: En los pacientes con diabetes tipo 2, la respuesta insulinotrópica a una comida ocurre dentro de los 30 minutos posteriores a una dosis oral de repaglinida. Esto da lugar a una disminución de la glucosa en sangre durante toda la comida. Los niveles plasmáticos de repaglinida disminuyeron rápidamente y se observaron bajas concentraciones plasmáticas del medicamento en pacientes con diabetes tipo 2, a las 4 horas siguientes a la administración. Eficacia clínica y seguridad: En pacientes con diabetes tipo 2 se demostró una reducción dosis-dependiente de la glucosa en sangre al recibir dosis de 0,5 a 4 mg de repaglinida. Los resultados procedentes de ensayos clínicos han indicado que la dosificación óptima de repaglinida se consigue antes de las comidas (dosificación preprandial). Las dosis se toman generalmente en los 15 minutos previos a la comida, pero puede variarse desde inmediatamente antes de la comida hasta 30 minutos antes de la comida. Propiedades farmacocinéticas: Absorción: Repaglinida se absorbe rápidamente desde el tracto gastrointestinal, produciendo un aumento rápido de la concentración plasmática del medicamento. El pico plasmático se alcanza una hora después de la administración. Después de alcanzar el nivel máximo, la concentración plasmática disminuye rápidamente. No se observaron diferencias clínicamente relevantes en la farmacocinética de repaglinida, cuando ésta se administró 0, 15 o 30 minutos antes de una comida o en ayunas. La farmacocinética de repaglinida está caracterizada por una biodisponibilidad absoluta media de un 63% (CV 11%). En los ensayos clínicos se ha detectado una elevada variabilidad interindividual (60%) en las concentraciones de repaglinida en plasma. La variabilidad intraindividual es de baja a moderada (35%) y como la repaglinida debe ajustarse con relación a la respuesta clínica, la eficacia no está afectada por la variabilidad interindividual. Distribución: La farmacocinética de repaglinida está caracterizada por un bajo volumen de distribución, 30 litros (consecuente con la distribución en el fluido intracelular) y está altamente ligada a las proteínas plasmáticas de los seres humanos (superior a un 98%). Eliminación: Luego de alcanzar la Cmáx, el nivel plasmático disminuye rápidamente. La vida media de eliminación en plasma es de aproximadamente una hora. Repaglinida se elimina en la sangre en 4 a 6 horas. Repaglinida se metaboliza principalmente por medio de CYP2C8 pero también por medio de CYP3A4, y no han sido identificados metabolitos con efecto hipoglucemiante clínicamente relevante. Los metabolitos de repaglinida se excretan principalmente por medio de la bilis con menos del 2% recuperado como droga madre en las heces. Una pequeña fracción (inferior a un 8%) de la dosis administrada aparece en orina, principalmente como metabolitos. Insuficiencia Renal: Se evaluó la farmacocinética de repaglinida en estado estacionario y con dosis únicas en pacientes con diabetes tipo 2 y varios grados de insuficiencia renal. Tanto el AUC y la Cmáx de repaglinida fueron iguales en los pacientes con deterioro de la función renal de leve a moderado (valores medios de 56,7 ng/ml*h frente a 57,2 ng/ml*h y 37,5 ng/ml frente a 37,7 ng/ml, respectivamente). Los pacientes con una función renal severamente reducida tuvieron valores medios de AUC y Cmáx algo elevados (98,0 ng/ml*h y 50.7 ng/ml, respectivamente), si bien este estudio demostró sólo una débil correlación entre los niveles de repaglinida y depuración de creatinina. No parece ser necesario ajustar la dosis inicial en pacientes con disfunción renal. Los aumentos posteriores de repaglinida se deben realizar cuidadosamente en pacientes con diabetes tipo 2 con deterioro severo de la función renal o insuficiencia renal que requiere hemodiálisis. Insuficiencia Hepática: Se realizó un estudio abierto con dosis únicas en 12 sujetos sanos y 12 pacientes con hepatopatía crónica (HPC) según fuera clasificada con la escala Child-Pugh y depuración de cafeína. Los pacientes con deterioro de la función hepática moderada a severa tuvieron concentraciones séricas más elevadas y más prolongadas de repaglinida total y libre que los pacientes sanos (AUCsanos: 91,6 ng/ml*h; AUCCLD pacientes: 368,9 ng/ml*h; Cmax, sanos: 46,7 ng/ml Cmax, CLD pacientes: 105,4 ng/ml). El AUC estuvo estadísticamente correlacionado con la depuración de cafeína. No se observaron diferencias en los perfiles de glucosa en los grupos de pacientes. Los pacientes con deterioro de la función hepática pueden exponerse a concentraciones más elevadas de repaglinida y sus metabolitos asociados que los pacientes con función hepática normal que reciben dosis habituales. Por lo tanto, repaglinida no debe utilizarse en pacientes con desórdenes severos de la función hepática y debe utilizarse con precaución en pacientes con deterioro de la función hepática. Intervalos prolongados entre los ajustes de dosis deben ser utilizados para permitir una evaluación completa de la respuesta. Datos preclínicos sobre seguridad: Los datos de seguridad preclínica no muestran riesgos especiales para los seres humanos según los estudios convencionales de farmacología de seguridad, toxicidad de dosis repetidas, genotoxicidad y potencial carcinogénico. Repaglinida no fue teratogénica en estudios en animales. Se observó embriotoxicidad, desarrollo anormal de miembros en fetos y recién nacidos en ratas hembras expuestas a dosis elevadas de repaglinida en el último período del embarazo y durante la lactancia. Se detectó repaglinida en la leche de animales.

Indicaciones.

Repaglinida está indicada en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (diabetes mellitus no insulinodependiente (DMNID) cuya hiperglucemia no puede seguir siendo controlada satisfactoriamente por medio de dieta, reducción de peso y ejercicio. Repaglinida también está indicada en combinación con metformina o tiazolidinedionas en adultos con diabetes mellitus tipo 2 que no se controlan satisfactoriamente con repaglinida, con metformina o con tiazolidinedionas solas. El tratamiento debe iniciarse como un complemento de la dieta y ejercicio para disminuir la glucosa en sangre relacionada con las comidas.

Dosificación.

Posología: Repaglinida se administra preprandialmente y la dosis se ajusta individualmente para optimizar el control glucémico. Además del autocontrol usual ejercido por el propio paciente del nivel de glucosa en sangre y/u orina, el médico deberá controlar periódicamente la glucosa en sangre del paciente para determinar la mínima dosis eficaz para el paciente. Además, los niveles de hemoglobina glucosilada son también útiles para controlar la respuesta del paciente al tratamiento. El control periódico es necesario para detectar un efecto hipoglucemiante inadecuado a la dosis máxima recomendada (es decir fallo primario) y la pérdida de un efecto hipoglucemiante adecuado después de un período inicial eficaz (es decir fallo secundario). En pacientes diabéticos tipo 2 controlados normalmente mediante dieta, que sufren una falta transitoria de control, puede resultar suficiente administrar repaglinida en períodos cortos. Población pediátrica: No se ha establecido la seguridad ni la eficacia de repaglinida en niños menores de 18 años. No se dispone de datos. Método de administración: Las dosis se toman en forma oral normalmente 15 minutos antes de la comida pudiendo variar desde inmediatamente antes de la comida hasta 30 minutos antes de la comida (es decir prepandialmente 2, 3 ó 4 comidas al día). Los pacientes que omiten una comida (o hacen una comida extra) deben ser instruidos para omitir (o añadir) una dosis para esa comida. En el caso de uso concomitante con otros principios activos ver Advertencias e Interaccionespara estimar la dosis. Dosis inicial: La dosis deberá ser determinada por el médico según las necesidades del paciente. La dosis inicial recomendada es de 0,5 mg por comida en pacientes que no recibieron previamente agentes hipoglucemiantes. Deben pasar una o dos semanas entre las fases de ajuste de dosis (determinadas por la respuesta de la glucosa en sangre). Si los pacientes han recibido otro agente hipoglucemiante oral, la dosis inicial recomendada es de 1 mg por comida. Mantenimiento: La dosis individual máxima recomendada es de 4 mg tomada con las comidas. La dosis máxima total diaria no debe exceder de 16 mg. Pacientes transferidos desde otro agente hipoglucemiante oral (AHO): Los pacientes pueden ser trasferidos directamente desde otro tratamiento con agentes hipoglucemiantes orales a Repaglinida. Sin embargo, no existe una relación exacta de dosis entre repaglinida y otros hipoglucemiantes orales. La dosis inicial máxima recomendada para los pacientes que pasan a repaglinida es de 1 mg, administrada antes de las comidas. Tratamiento combinado: Repaglinida puede administrarse en combinación con metformina o con tiazolidinedionas cuando no se consigue un control satisfactorio de la glucosa en sangre con metformina, tiazolidinedionas o repaglinida solas. La dosis de inicio de repaglinida es la misma que en la monoterapia. La dosis de cada droga debe ser ajustada de acuerdo a respuesta de la glucosa en sangre. Poblaciones especiales: Ver Advertencias. Insuficiencia renal/hepática: Ver Propiedades farmacocinéticas.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad conocida a repaglinida o a cualquiera de los excipientes de NovoNorm®. Diabetes mellitus tipo 1, péptido C negativo. Cetoacidosis diabética, con o sin coma. Trastornos graves de la función hepática. Uso concomitante de gemfibrozilo (ver Interacciones).

Reacciones adversas.

General: Los efectos adversos reportados más frecuentemente son los cambios en los niveles de glucosa en sangre, es decir, la hipoglucemia. La ocurrencia de tales efectos depende, como en cualquier terapia diabética, de factores individuales, como la dieta, hábitos, dosis, ejercicio y estrés. Basándose en la experiencia con repaglinida y con otros hipoglucemiantes se han observado las siguientes reacciones adversas. Las frecuencias se definen como: comunes (≥1/100 a < 1/10); poco comunes (≥1/1000 a ≤1/100); raras (≥1/10.000 a ≤1/1.000); muy raras (≤1/10.000); desconocidas (no pueden estimarse con los datos disponibles). Trastornos del sistema inmunológico: Muy raros: Alergia. Hipersensibilidad generalizada (por ejemplo: reacción anafiláctica) o reacciones inmunológicas como la vasculitis. Trastornos del metabolismo y de la nutrición: Comunes: Hipoglucemia. Frecuencia desconocida: Coma hipoglucémico y pérdida de consciencia por hipoglucemia. Al igual que ocurre con otros agentes antidiabéticos, se han observado reacciones hipoglucémicas tras la administración de repaglinida. Los síntomas pueden incluir sensación de ansiedad, malestar, sudor, temblor, hambre y dificultad en la concentración. Estas reacciones suelen ser leves y se controlan fácilmente mediante la ingestión de hidratos de carbono. Si son graves, requiriendo asistencia por terceros, puede ser necesaria una infusión de glucosa. La interacción con otros medicamentos puede aumentar el riesgo de hipoglucemias (ver Interacciones). Trastornos oculares: Muy raros: Trastornos visuales. Los cambios de los niveles de glucosa en sangre pueden producir visión borrosa y trastornos visuales, especialmente al principio del tratamiento con agentes hipoglucemiantes. Estos cambios suelen ser transitorios. Trastornos cardíacos: Raros: enfermedad cardiovascular. La diabetes tipo 2 está asociada con un aumento en el riesgo de enfermedad cardiovascular. Un estudio epidemiológico, sugirió una incidencia superior del síndrome coronario agudo en pacientes tratados con repaglinida en comparación con pacientes tratados con sulfonilurea, pero no con metformina o acarbosa. Sin embargo, no se ha establecido la relación causal con repaglinida. Trastornos gastrointestinales: Comunes: Dolor abdominal y diarrea. Muy raros: Vómitos y estreñimiento. Frecuencia desconocida: Náuseas. Se han manifestado trastornos gastrointestinales como dolor abdominal, diarrea, náuseas, vómitos y estreñimiento en ensayos clínicos. El número y la gravedad de tales síntomas no difieren de los efectos observados con otros secretagogos orales de insulina. Trastornos hepatobiliares: Muy raros: Función hepática anormal. En casos muy raros se han notificado disfunciones hepáticas severas. Sin embargo, no se ha establecido la relación causal con repaglinida. Muy raros: Aumento de las enzimas hepáticas. La mayor parte de los casos fueron leves y transitorios, y muy pocos pacientes suprimieron el tratamiento debido al aumento de enzimas hepáticas. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Frecuencia desconocida: Hipersensibilidad. Pueden presentarse reacciones de hipersensibilidad cutánea como eritema, picazón, erupciones cutáneas y urticaria.

Advertencias.

General: Repaglinida sólo debe recetarse si continúa siendo difícil controlar el nivel de glucosa en sangre y permanecen los síntomas diabéticos a pesar de los intentos de control con dieta, ejercicio físico y reducción del peso. Repaglinida, al igual que otros secretagogos de insulina, es capaz de producir hipoglucemia. Tratamientos combinados están asociados con un aumento en el riesgo de tener hipoglucemias. Si un paciente estabilizado con cualquier hipoglucemiante oral se expone a una situación de estrés, tal como fiebre, trauma, infección o intervención quirúrgica, puede perderse el control glucémico. En tales ocasiones puede resultar necesario suprimir la toma de repaglinida y administrar provisoriamente insulina. En muchos pacientes el efecto reductor de la glucosa de los hipoglucemiantes orales disminuye con el tiempo. Esto puede ser debido a una progresión de la gravedad de la diabetes o bien a una reducción de la respuesta al producto. Este fenómeno se conoce como fallo secundario, para distinguirlo del fallo primario, en el que el medicamento no es eficaz en un paciente cuando se administra por primera vez. Deben evaluarse el ajuste de la dosis y el seguimiento de una dieta y ejercicio antes de clasificar a un paciente como fallo secundario. Poblaciones especiales: Pacientes debilitados o desnutridos: Se recomienda una titulación cuidadosa de la dosis (ver Dosificación). Insuficiencia hepática: No se dispone de datos. Población pediátrica: No se dispone de datos. Edad avanzada > 75 años de edad: No se dispone de datos. Insuficiencia hepática: Pacientes con daño en la función del hígado pueden estar expuestos a mayores concentraciones de repaglinida y sus metabolitos, de la que un paciente con función hepática normal podría estar recibiendo. Por lo tanto, repaglinida no debe utilizarse en pacientes con desórdenes severos en la función hepática (ver Contraindicaciones) y debe ser utilizado cautelosamente en pacientes con problemas en su función hepática. Largos intervalos entre dosis deben utilizarse para permitir la completa evaluación de la respuesta (ver Propiedades Farmacocinéticas). Insuficiencia renal: Si bien solo existe una débil correlación entre el nivel de repaglinida y la depuración de creatinina, la depuración plasmática del producto disminuye en pacientes con daño severo en la función renal. Debido a que la sensibilidad a la insulina se ve aumentada en pacientes diabéticos con daño renal, se recomienda tener precaución al titular la dosis de estos pacientes (ver Propiedades Farmacocinéticas).

Interacciones.

Se sabe que ciertos medicamentos influyen sobre la depuración del metabolismo de la repaglinida. Por lo tanto, el médico debe tener en cuenta las posibles interacciones. Los datos in vitro indican que la repaglinida se metaboliza principalmente por CYP2C8, pero también por CYP3A4. Los datos clínicos en voluntarios sanos apoyan a CYP2C8 como la enzima más importante que participa en el metabolismo de repaglinida, con CYP3A4 jugando un papel menor, pero la contribución relativa de CYP3A4 puede ser incrementada si CYP2C8 es inhibido. En consecuencia, el metabolismo y con ello la depuración de repaglinida puede estar alterada por medicamentos que influyen en las enzimas citocromo P450, vía inhibición o inducción. Debe tenerse especial cuidado cuando ambos inhibidores de CYP2C8 y 3A4 se coadministran simultáneamente con repaglinida. En base a los datos obtenidos in vitro, parece que repaglinida es un sustrato de la captación hepática activa (proteína transportadora de aniones orgánicos OATP1B1). Las sustancias inhibidoras de OATP1B1 podrían asimismo aumentar las concentraciones plasmáticas de repaglinida, tal y como se ha observado con ciclosporina (ver más abajo). Las siguientes sustancias pueden potenciar y/o prolongar el efecto hipoglucemiante de repaglinida: gemfibrozilo, trimetroprima, rifampicina, ketoconazol, itraconazol, claritromicina, ciclosporina, otros agentes antidiabéticos, inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), agentes b-bloqueantes no selectivos, inhibidores de la enzima convertidotra de angiotensina (ECA), salicilatos, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), octreóctido, alcohol y esteroides anabólicos. Un estudio de interacción de drogas realizado en voluntarios sanos mostró que la coadministración de gemfibrozilo (600 mg dos veces al día), un inhibidor del CYP2C8 y OATP1B1, y repaglinida en una dosis única de 0,25 mg incrementó 8.1 veces el área bajo la curva (AUC) de repaglinida y 2,4 veces la Cmáx. La vida media de eliminación (t ½) se prolongó desde 1,3 a 3,7 horas, dando lugar a un posible aumento y una prolongación del efecto hipoglucemiante de repaglinida. El uso concomitante de gemfibrozilo y repaglinida está contraindicado debido a un significativo aumento en las concentraciones plasmáticas de repaglinida (ver Contraindicaciones). No hay interacción medicamentosa entre fenofibrato y repaglinida. La coadministración de trimetoprim (160 mg dos veces al día), un inhibidor moderado de CYP2C8 y repaglinida en una dosis única de 0,25 mg resultó en un ligero aumento del valor de AUC, Cmáx y t½ de repaglinida (1,6 vez, 1,4 vez y 1,2 vez, respectivamente) sin efectos estadísticamente significativos sobre los niveles de glucemia. Esta falta de efecto farmacodinámico se observó con una dosis sub-terapéutica de repaglinida. Debido a que el perfil de seguridad de esta combinación todavía no se ha establecido con dosis mayores que 0,25 mg para repaglinida y de 320 mg para trimetoprim, se debe evitar el uso concomitante de trimetoprim con repaglinida. Si es necesario el uso concomitante, se debe realizar un cuidadoso monitoreo de la glucemia y una estrecho monitoreo clínico. Rifampicina, un potente inductor de CYP3A4, pero también de CYP2C8, actúa tanto como inductor e inhibidor del metabolismo de repaglinida. Siete días de pretratamiento con rifampicina (600 mg), seguido de la coadministración de repaglinida (en una dosis única de 4 mg) al séptimo día dio lugar a un valor AUC 50% inferior (efecto combinado de inducción e inhibición). Cuando repaglinida se administra 24 horas después de la última dosis de rifampicina, se observó un valor AUC de repaglinida con un 80% de reducción (efecto de inducción, solamente). Por lo tanto, el uso concomitante de rifampicina y repaglinida puede necesitar el ajuste de la dosis de repaglinida, en base a un cuidadoso monitoreo de las concentraciones de glucosa en sangre, tanto al iniciarse el tratamiento con rifampicina (inhibición aguda), con la dosificación siguiente (mezcla de inhibición e inducción), así como en la finalización (solamente inducción) y hasta aproximadamente una semana después de retirar la rifampicina, donde el efecto inductor de rifampicina ya no está presente. Se ha estudiado el efecto de ketoconazol, un prototipo de inhibidores potentes y competitivos del CYP3A4, sobre la farmacocinética de repaglinida, en sujetos sanos. La administración concomitante de 200 mg de ketoconazol aumentó el AUC y Cmáx de repaniglida en 1,2 vez, con perfiles de concentración de glucosa en sangre alteradas en menos del 8% cuando se administró de forma concomitante (una dosis única de 4 mg de repaglinida). La coadministración de 100 mg de itraconazol, un inhibidor de CYP3A4, también ha sido estudiada en voluntarios sanos y aumentó el valor AUC en 1,4 vez. No se ha observado cambio significativo sobre el nivel de glucosa en voluntarios sanos. La administración concomitante a voluntarios sanos de 250 mg de claritromicina, por un potente mecanismo de inhibición de CYP3A4, aumentó ligeramente el AUC de la repaglinida en 1,4 vez y Cmáx en 1,7 vez y aumentó el incremento medio del valor AUC de insulina en suero en 1,5 vez y la concentración máxima en 1,6 vez. No está claro el mecanismo exacto de esta interacción. La administración concomitante a voluntarios sanos de repaniglida en una dosis única de 0,25 mg y de Ciclosporina (100 mg), un inhibidor de la CYP3A4 y OATP1B1, en dosis repetidas de 100 mg, aumentó el AUC y la Cmáx de repaniglida cerca de 2,5 veces y 1,8 vez, respectivamente. Como esta interacción no se ha comprobado con dosis mayores de 0,25 mg de repaglinida, se debe evitar el uso concomitante de ciclosporina con repaglinida. Si la combinación parece necesaria, se debe realizar una cuidadosa monitorización clínica y de los niveles de glucosa (ver Advertencias). En un estudio de interacción realizado con voluntarios sanos, la administración concomitante de deferasirox (30 mg/kg/día, 4 días), un inhibidor moderado de CYP2C8 y CYP3A4, y repaglinida (una única dosis, 0,5 mg) dio como resultado un aumento de la exposición sistémica a repaglinida (AUC) de 2,3 veces el control (IC del 90% [2,03-2,63]), un aumento de la Cmax de 1,6 vez (IC del 90% [1,42-1,84]), y una pequeña reducción significativa en los valores de glucosa en sangre. Como no se ha establecido la interacción con dosis de repaglinida superiores a 0,5 mg, se debe evitar el uso concomitante de deferasirox con repaglinida. Si la combinación es necesaria, se debe realizar un exhaustivo control clínico y de la glucosa en sangre (ver Advertencias). Los agentes b-bloqueantes pueden enmascarar los síntomas de hipoglucemia. La coadministración de cimetidina, nifedipina, estrógenos o simvastatina con repaglinida, todos sustratos de CYP3A4, no alteraron significativamente los parámetros farmacocinéticos de repaglinida. La repaglinida no tuvo ningún efecto clínico significativo sobre las propiedades farmacocinéticas de digoxina, teofilina o warfarina en estado estable, cuando se administró a pacientes voluntarios sanos. Por lo tanto, no es necesario ajustar la dosis de estos compuestos para la coadministración con repaglinida. Las siguientes sustancias pueden reducir el efecto hipoglucemiante de la repaglinida: anticonceptivos orales, rifampicina, barbitúricos, carbamacepina, tiazidas, corticosteroides, danazol, hormonas tiroideas y simpaticomiméticos. La administración concomitante de anticonceptivos orales (etinilestradiol / levonorgestrel) no alteró la biodisponibilidad total de la repaglinida en un grado clínicamente relevante, aunque picos en los niveles de repaglinida ocurren más tempranamente. Repaglinida no tiene un efectico clínico significativo en la biodisponibilidad del levonorgestrel, pero los efectos sobre la biodisponibilidad del etinilestradiol no pueden ser excluidos. Cuando estos medicamentos se administran o se retiran a un paciente que está recibiendo repaglinida, se debe vigilar estrechamente al paciente para observar posibles cambios en el control glucémico. Fertilidad, embarazo y lactancia: No hay estudios de repaglinida en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Por lo tanto, no se puede evaluar la seguridad de repaglinida en mujeres embarazadas y en período de lactancia. La información sobre estudios de toxicidad en la reproducción se describe en la sección Datos preclínicos de seguridad. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: La capacidad para concentrarse y reaccionar de los pacientes puede verse disminuida como efecto de la hipoglucemia. Esto puede constituir un riego en situaciones donde esas capacidades son especialmente importantes (por ejemplo: manejando un automóvil u operando maquinarias). Se debe informar a los pacientes que tomen precauciones para evitar hipoglucemias mientras conducen. Esto es particularmente importante en aquellos pacientes cuya percepción de los síntomas de aviso de hipoglucemia es escasa o inexistente o que tienen frecuentes episodios de hipoglucemia. En estas circunstancias debe evaluarse la conveniencia de conducir.

Conservación.

Conservar en un lugar seco a 15°C - 25°C para proteger de la humedad. Conservar en el envase original. Mantener fuera del alcance y de la vista de los niños. No utilice este medicamento luego de la fecha de caducidad impresa en el envase.

Sobredosificación.

En un estudio clínico en pacientes con diabetes tipo 2 repaglinida se administró con un aumento semanal de dosis de 4 a 20 mg cuatro veces al día, durante un período de 6 semanas. Se observaron pocos eventos adversos diferentes a los asociados con el efecto hipoglucemiante indicado. En este estudio se evitó la hipoglucemia gracias a un aumento de la ingestión de calorías. Una sobredosis relativa puede producir un efecto hipoglucemiante exagerado con el desarrollo de síntomas hipoglucémicos (mareos, sudor, temblores, cefaleas, etc.). Si se presentan estos síntomas, deberán tomarse las medidas adecuadas para corregir la hipoglucemia (hidratos de carbono por vía oral). Los casos más graves de hipoglucemia con convulsiones, pérdida de consciencia o coma, deben tratarse con glucosa intravenosa.

Presentación.

Estuche conteniendo 30 comprimidos. Las concentraciones son 0,5 mg (comprimidos blancos), 1 mg (comprimidos amarillos), 2 mg (comprimidos color durazno).

¿Qué es P.R.Vademécum?