CONCOR

MERCK

Betabloqueador b1-selectivo.

Composición.

CONCOR 1,25: cada comprimido recubierto contiene: bisoprolol fumarato 1,25mg, excipiente cs. CONCOR 2,5: cada comprimido recubierto contiene: bisoprolol fumarato 2,5mg, excipiente cs. CONCOR 5,0: cada comprimido recubierto contiene: bisoprolol fumarato 5mg, excipiente cs. CONCOR 10,0 comprimidos recubiertos: cada comprimido recubierto contiene: bisoprolol fumarato 10mg, excipiente cs.

Propiedades.

Bisoprolol es un bloqueador de los receptores beta1 adrenérgicos altamente selectivo, desprovisto de actividad estimuladora y de efecto estabilizador de membrana relevante. Presenta una escasa afinidad por los receptores beta2 de la musculatura lisa bronquial y vascular, así como por los receptores beta2 implicados en la regulación metabólica. Por ello no es de esperar que bisoprolol afecte a las resistencias aéreas ni a los efectos metabólicos mediados por receptores beta2. La selectividad beta1 de bisoprolol se mantiene a dosis superiores de las terapéuticamente recomendadas. Bisoprolol no presenta un efecto inotrópico negativo pronunciado. En los estudios en insuficiencia cardíaca (CIBIS I, CIBIS II), en los que bisoprolol se administró junto con diuréticos e inhibidores de la ECA, se observó un efecto beneficioso en la supervivencia: en el estudio CIBIS II se ha demostrado una reducción muy significativa en todas las causas de mortalidad (11,8% en el grupo bisoprolol vs. 17,3% en el grupo placebo, disminución relativa 34%). Tras administración aguda en pacientes con enfermedad coronaria sin insuficiencia cardíaca, bisoprolol reduce la frecuencia cardíaca y el volumen minuto, y por tanto, el gasto cardíaco. En la administración crónica, disminuyen las resistencias vasculares periféricas que se ven aumentadas al inicio. Propiedades farmacocinéticas: bisoprolol se absorbe y tiene una biodisponibilidad de un 90% tras administración oral. Aproximadamente un 30% de bisoprolol se halla unido a proteínas plasmáticas. El volumen de distribución es de 3,5l/kg. El aclaramiento total es de aproximadamente 15l/h. La vida media plasmática es de 10-12 horas, lo que proporciona un efecto de 24 horas tras dosis única diaria. Bisoprolol se excreta en la misma proporción por dos vías. La mitad (50%) se metaboliza en el hígado dando lugar a metabolitos inactivos que serán excretados por los riñones. La otra mitad (50%) se excreta por los riñones de forma inalterada. Dado que la eliminación tiene lugar en la misma proporción en hígado y riñones, no se suele requerir un ajuste de dosificación en pacientes con insuficiencia renal o función hepática deteriorada. No se ha estudiado la farmacocinética en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica estable y con función hepática o renal deteriorada. La cinética de bisoprolol es lineal e independiente de la edad. Los niveles plasmáticos de bisoprolol en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica estable y crónica (NYHA grado III) son mayores y la vida media se prolonga en comparación con los valores de los voluntarios sanos. La concentración plasmática máxima a nivel constante es de 64 ± 21ng/ml a una dosis diaria de 10mg y vida media de 17 ± 5 horas.

Indicaciones.

Tratamiento de la hipertensión arterial y cardiopatía coronaria (angina de pecho). Tratamiento de la insuficiencia cardíaca crónica estable de moderada a severa, con función ventricular sistólica reducida, y en asociación con inhibidores de la ECA y diuréticos y, opcionalmente, glucósidos cardíacos.

Dosificación.

Los pacientes deben presentar insuficiencia cardíaca crónica estable, no haber sufrido crisis agudas durante las últimas seis semanas, y no haber precisado cambios significativos en el tratamiento de base de la enfermedad durante las últimas dos semanas. Previamente a la administración de bisoprolol deben estar recibiendo tratamiento con inhibidores de la ECA (u otro vasodilatador en caso de intolerancia a inhibidores de la ECA) y diuréticos y, opcionalmente, glucósidos cardíacos. Importante: el tratamiento de la insuficiencia cardíaca crónica estable con bisoprolol debe iniciarse de forma escalonada y gradual, siguiendo las fases que se describen a continuación: 1,25mg una vez al día durante 1 semana. Si la tolerancia es buena, se aumentará la dosis a 2,5mg una vez al día durante 1 semana adicional. Si la tolerancia es buena, se aumentará a 3,75mg una vez al día durante 1 semana adicional. Si se tolera bien, se aumentará a 5mg una vez al día durante las siguientes 4 semanas. Si se tolera bien, se aumentará a 7,5mg una vez al día durante otras 4 semanas. Si se tolera bien se aumentará a 10mg una vez al día, como terapia de mantenimiento. Tras el inicio del tratamiento con 1,25mg, los pacientes deberán controlarse durante un tiempo aproximado de 4 horas (especialmente en lo que hace referencia a la presión arterial, la frecuencia cardíaca, alteraciones de la conducción y signos de empeoramiento de la insuficiencia cardíaca). La dosis máxima recomendada es de 10mg una vez al día. La aparición de efectos adversos (bradicardia sintomática o hipotensión, síntomas de empeoramiento de la insuficiencia cardíaca) pueden impedir que todos los pacientes sean tratados con la dosis máxima recomendada. En caso necesario, la dosis máxima alcanzada podrá disminuirse paulatinamente fase a fase. El tratamiento podrá interrumpirse en caso necesario y volverse a iniciar cuando se estime oportuno. En casos de empeoramiento de la insuficiencia cardíaca, se recomienda considerar la posibilidad de realizar ajustes en la dosificación del tratamiento concomitante de base (inhibidores de la ECA, diuréticos). El tratamiento de la insuficiencia cardíaca crónica con bisoprolol es, generalmente, un tratamiento a largo plazo. El tratamiento con bisoprolol no debe interrumpirse de forma brusca, ya que podría provocarse un empeoramiento transitorio de la enfermedad. Si es preciso interrumpir el tratamiento, la dosis debe reducirse paulatinamente, ej. reducir la dosis a la mitad durante 1 semana, y posteriormente, si es preciso, reducir de nuevo la dosis a la mitad durante otra semana. Los comprimidos de bisoprolol deben administrase por la mañana, antes, durante o después del desayuno. Deben ser ingeridos con un poco de líquido y no se deben masticar. En el tratamiento de la hipertensión arterial y cardiopatía coronaria (angina de pecho), se recomienda 5 a 20mg una vez al día; es conveniente iniciar el tratamiento con 5mg. Insuficiencia renal o hepática: no se dispone de datos sobre la farmacocinética del bisoprol en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica y con función hepática o renal deteriorada. Por lo tanto, los ajustes de posología graduales en estos pacientes debe efectuarse con mayor precaución. Ancianos: generalmente, no es necesario realizar ajustes de dosificación. Niños: no existe experiencia pediátrica con bisoprolol, por lo que no se recomienda su utilización en niños.

Contraindicaciones.

Bisoprolol está contraindicado en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica con: insuficiencia cardíaca aguda o durante los episodios de descompensación de la enfermedad que requieran de tratamiento inotrópico endovenoso; shock cardiogénico; bloqueo AV de segundo o tercer grado (sin marcapaso); síndrome del nodo sinusal; bloqueo atrioventricular; bradicardia inferior a 60lpm previa al inicio del tratamiento; hipotensión (presión arterial sistólica inferior a 100mm de Hg); oclusión arterial periférica avanzada y síndrome de Raynaud; feocromocitoma no tratado; hipersensibilidad a bisoprolol.

Embarazo y lactancia.

Embarazo: bisoprolol tiene ciertas acciones farmacológicas que pueden causar efectos perjudiciales en el embarazo y/o feto/recién nacido. En general, los bloqueantes betaadrenérgicos disminuyen la perfusión placentaria, lo que se ha asociado a retardos del crecimiento, muerte intrauterina y aborto o parto prematuro. En alguna ocasión, el feto y el recién nacido pueden presentar reacciones adversas (ej., hipoglucemia y bradicardia). Si el tratamiento con bloqueantes betaadrenérgicos es indispensable, entonces es preferible que sean bloqueantes adrenérgicos beta1 selectivos. Bisoprolol no debe administrarse durante el embarazo a no ser que sea estrictamente necesario. Si se considera imprescindible seguir el tratamiento con bisoprolol, deberá monitorizarse el flujo sanguíneo uteroplacental y el crecimiento fetal. Si se producen efectos perjudiciales durante el embarazo o en el feto, debe considerarse la posibilidad de seguir un tratamiento alternativo. El recién nacido deberá estar estrechamente monitorizado. Generalmente, son de esperar síntomas de hipoglucemia y bradicardia durante los primeros 3 días. Lactancia: se desconoce si este fármaco se excreta por la leche humana. Por ello, no se recomienda la lactancia mientras se sigue tratamiento con bisoprolol.

Reacciones adversas.

Datos sobre ensayos clínicos: en la siguiente tabla se reflejan los efectos adversos manifestados por un 5% o más de los pacientes del estudio CIBIS II.

Datos postcomercialización: no existen datos poscomercialización de bisoprolol en la indicación de insuficiencia cardíaca crónica. Los datos que se aportan a continuación provienen de la experiencia poscomercialización de bisoprolol en las indicaciones de hipertensión arterial y cardiopatía isquémica. Frecuente > 1% y < 10%: circulatorio: sensación de frío o entumecimiento en las extremidades. SNC: cansancio*, agotamiento*, mareo*, dolor de cabeza*. GI: náuseas, vómito, diarrea, estreñimiento. Infrecuentes > 0,1% y < 1%: general: debilidad muscular y calambres: circulatorio: bradicardia, alteraciones de la conducción AV, empeoramiento de la insuficiencia cardíaca, hipotensión ortostática. SNC: alteraciones del sueño, depresión. Vías respiratorias: broncoespasmo en pacientes con asma bronquial o anamnesis con molestias obstructivas. Raras > 0,01% y < 0,1%: SNC: pesadillas, alucinaciones. Piel: reacciones de hipersensibilidad (picor, rubefacción, erupción). Hígado: aumento del nivel de enzimas hepáticas (ALAT, ASAT), hepatitis. Metabolismo: aumento de triglicéridos. Urogenital: alteraciones en la potencia sexual. ORL: deterioro de la audición, rinitis alérgica, reducción del lagrimeo (a tener en cuenta si el paciente usa lentes de contacto). Casos aislados < 0,01%: ojos: conjuntivitis. Piel: los betabloqueantes pueden provocar o empeorar psoriasis o inducir erupciones similares a la psoriasis, alopecia. *Estos síntomas aparecen sobre todo al principio de la terapia. Son generalmente leves y suelen desaparecer en 1-2 semanas.

Advertencias.

Bisoprolol se utilizará con precaución en: broncoespasmo (asma bronquial, enfermedades respiratorias obstructivas); tratamiento con anestésicos por inhalación; diabetes mellitus con amplias fluctuaciones de la glucemia, ya que pueden enmascararse los síntomas de hipoglucemia; ayuno prolongado; acidosis metabólica; tratamientos de desensibilización en curso; bloqueo AV de primer grado; angina de Prinzmetal; enfermedad arterial periférica oclusiva (las molestias pueden verse acentuadas especialmente durante el inicio de la terapia). No existe experiencia terapéutica con bisoprolol en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca en relación con los siguientes estados y enfermedades: diabetes mellitus insulino-dependiente, función renal deteriorada (creatinina sérica = 300mmol/l). Tener en cuenta la utilización de digitálicos: disminución de la frecuencia cardíaca, aumento del tiempo de conducción auriculoventricular. Sustancias inhibidoras de la prostaglandina sintetasa: disminución del efecto hipotensor. Derivados de la ergotamina: empeoramiento de los trastornos circulatorios periféricos. Simpaticomiméticos: combinados con bisoprolol, pueden reducir el efecto de las dos sustancias. Para el tratamiento de reacciones alérgicas pueden ser necesarias dosis altas de epinefrina. Antidepresivos tricíclicos, barbitúricos, fenotiazinas y otros fármacos antihipertensivos: aumentan el efecto hipotensor. Rifampicina: ligera disminución de la vida media de eliminación de bisoprolol debida a inducción de enzimas metabolizadoras hepáticas. Generalmente, no se precisan ajustes de dosificación. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: en un estudio de bisoprolol en pacientes con enfermedad coronaria no se observaron efectos negativos sobre la capacidad de conducción. No obstante, debido a la variedad de reacciones individuales al fármaco, la capacidad para conducir o utilizar maquinaria puede verse afectada. Esto debe tenerse en cuenta especialmente al inicio del tratamiento, en los cambios de medicación, así como en asociación con alcohol.

Interacciones.

En general, CONCOR no debería combinarse con otros b-bloqueadores. Sin embargo, éste puede ser usado con otros agentes antihipertensivos concomitantemente.

Sobredosificación.

Actualmente no hay experiencia en lo que se refiere a sobredosificación de bisoprolol en la insuficiencia cardíaca crónica. Los síntomas esperados con mayor frecuencia en la sobredosificación de betabloqueantes son bradicardia, hipotensión, broncoespasmo, insuficiencia cardíaca aguda e hipoglucemia. Hasta la fecha se han reportado únicamente algunos casos de sobredosificación (máximo 2.000mg) con bisoprolol, apareciendo bradicardia y/o hipotensión, recuperándose todos los pacientes. Después de la administración de una dosis única elevada de bisoprolol, existe una gran variabilidad interindividual y parece ser que los pacientes con insuficiencia cardíaca son muy sensibles a pequeñas oscilaciones de dosis. Por lo tanto, es condición indispensable iniciar el tratamiento de estos pacientes de forma gradual. En general, si se diera una sobredosis, se debería interrumpir el tratamiento con bisoprolol e instaurar tratamiento sintomático y de apoyo. Los pocos datos disponibles indican que bisoprolol no es prácticamente dializable. En base a los esperados efectos farmacológicos y las recomendaciones para otros betabloqueantes, se tomarán las siguientes medidas: bradicardia: administración intravenosa de atropán. Si la respuesta es inapropiada podrá utilizarse isoproterenol o cualquier otro fármaco con actividad cronotrópica positiva. En algunos casos puede ser necesaria la colocación de un marcapaso transvenoso. Hipotensión: se administrarán líquidos intravenosos y vasopresores. Puede ser útil la administración de glucagón intravenoso. Bloqueo AV (segundo o tercer grado): los pacientes deberán ser cuidadosamente monitorizados administrándoles isoproterenol en infusión o, si se considera apropiado, mediante la colocación de un marcapaso transvenoso. Empeoramiento agudo de la insuficiencia cardíaca: administración intravenosa de diuréticos, fármacos inotrópicos y vasodilatadores. Broncoespasmo: administrar tratamiento broncodilatador como isoproterenol y/o aminofilina. Hipoglucemia: administración de glucosa intravenosa.

Presentación.

CONCOR 1,25: Envase con 14 comprimidos recubiertos. CONCOR 2,5, 5,0 y 10,0: envase con 28 comprimidos recubiertos.

¿Qué es P.R.Vademécum?