CLORPRIMETON

BAYER

Comprimidos

Antihistamínico.

Composición.

Cada comprimido de Clorprimeton* contiene 4 mg de Maleato de Clorfeniramina. Excipientes: Gelatina, almidón de maíz, lactosa monohidrato, colorante amarillo FDC N°5, estearato de magnesio.

Propiedades.

Acciones: El Maleato de Clorfeniramina posee propiedades Antihistamínicas, Anticolinérgicas. Los antihistamínicos parecen competir con la histamina por los sitios receptores en las células efectoras.

Indicaciones.

Los productos CLORPRIMETON* están indicados para el tratamiento sintomático de la rinitis alérgica estacional y perenne, rinitis vasomotora, conjuntivitis alérgica, manifestaciones alérgicas cutáneas no complicadas, leves de urticaria y angioedema, mejoramiento de reacciones alérgicas a sangre o plasma. También están indicadas en el tratamiento de reacciones anafilácticas, junto con epinefrina y otras medidas de rigor, después de controlar las manifestaciones agudas. Los productos CLORPRIMETON* a menudo alivian las afecciones cutáneas tales como eczema alérgica, dermatitis atópica, dermatitis de contacto, picaduras de insectos, dermografismo y reacciones medicamentosas.

Dosificación.

La dosis deberá individualizarse de acuerdo con las necesidades y la respuesta del paciente. Adultos y niños mayores de 12 años: Un comprimido tres o cuatro veces al día. Niños de 6 a 12 años: Medio comprimido (2 mg) tres o cuatro veces al día. Niños de 2 a 6 años: Un cuarto de comprimido (1mg) tres o cuatro veces al día, sin exceder de 4 mg diarios en este grupo de pacientes.

Contraindicaciones.

Los productos CLORPRIMETON* no deben ser administrados a recién nacidos y prematuros; en pacientes en tratamiento con inhibidores de la MAO, o dentro de dos semanas de discontinuado tal tratamiento; o en aquellos que han demostrado hipersensibilidad o reacciones de idiosincrasia natural a cualquiera de sus componentes o a drogas con estructura química similar.

Embarazo y lactancia.

La seguridad de estos productos durante el embarazo no ha sido establecida. Se desconoce si los productos CLORPRIMETON* son excretados en la leche humana, por lo tanto deben utilizarse con precaución cuando se administren a mujeres lactantes.

Reacciones adversas.

El médico debe estar alerta ante la posibilidad de cualquier efecto adverso asociado con las drogas antihistamínicas. El efecto secundario observado con mayor frecuencia con el uso de antihistamínicos es la somnolencia de ligera a moderada. Otras reacciones adversas posibles, comúnmente relacionadas con los antihistamínicos incluyen reacciones adversas cardiovasculares, hematológicas, neurológicas, gastrointestinales, genitourinarias y respiratorias. Se han informado reacciones adversas generales tales como urticaria, erupción, shock anafiláctico, sensibilidad a la luz, sudoración excesiva, escalofríos, sequedad de la boca, nariz y garganta.

Precauciones.

Los antihistamínicos deben ser usados con precaución en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho, úlcera péptica estenosante, obstrucción piloroduodenal, hipertrofia prostática o estrechez del cuello de la vejiga, enfermedades cardiovasculares incluyendo la hipertensión, o en aquellos con presión intraocular aumentada o con hipertiroidismo. Debe advertirse a los pacientes que no desempeñen actividades que requieran estar alerta mentalmente, tales como conducir un automóvil u operar instrumentos o maquinaria durante el uso de CLORPRIMETON*. Los antihistamínicos pueden causar mareos, efecto sedante e hipotensión en pacientes mayores de 60 años. La seguridad y eficacia de los productos CLORPRIMETON* no ha sido establecida en niños menores de 2 años.

Interacciones.

Los inhibidores de la oxidasa monoamínica (MAO), prolongan e intensifican el efecto de los antihistamínicos, pudiendo ocurrir hipotensión grave. El uso simultáneo de los antihistamínicos con alcohol, agentes antidepresivos tricíclicos, barbitúricos u otros depresores del sistema nervioso central, puede potenciar el efecto sedante del maleato de Clorfeniramina. La acción de los anticoagulantes orales puede inhibirse por los antihistamínicos.

Conservación.

Manténgase entre 2° y 25°C.

Sobredosificación.

En caso de sobredosis debe iniciarse inmediatamente el tratamiento de urgencia. Síntomas: Los efectos de sobredosis con antihistamínicos pueden variar desde depresión del sistema nervioso central (efecto sedante, apnea, disminución de la lucidez mental, colapso cardiovascular) o estimulación (insomnio, alucinaciones, temblores o convulsiones) o inclusive causar la muerte. Otras señales y síntomas pueden ser mareos, tinnitus, ataxia, visión borrosa e hipotensión. Los síntomas de estimulación son más fáciles de ocurrir en niños, como también síntomas y signos similares a los provocados por la atropina (sequedad de la boca, pupilas dilatadas y fijas, rubor, temperatura alta y síntomas gastrointestinales). Tratamiento: Considere la necesidad de utilizar los métodos habituales para remover drogas no absorbidas desde el estómago, como sería la absorción mediante carbón activado administrado junto con agua. Debe también considerarse el uso de un lavado gástrico, especialmente en niños, en quienes el uso de suero fisiológico para el lavado gástrico aparece como de elección. En adultos se puede utilizar agua potable, sin embargo debe removerse la mayor cantidad de agua antes de la próxima instilación. Algunos catárticos salinos atraen mediante osmosis agua al interior del lumen intestinal y pueden ser útiles por su acción dilutoria rápida del contenido intestinal. La diálisis es de poca utilidad en sobredosis con antihistamínicos. Luego del tratamiento de emergencia, el paciente debe continuar con vigilancia médica apropiada. El tratamiento de los signos y síntomas de sobredosis debe ser coadyuvante y sintomático. No deben emplearse estimulantes (agentes analépticos). La hipotensión puede tratarse con vasopresores. Para controlar las convulsiones pueden administrarse barbitúricos de corta duración, diazepam o paraldehído. La fiebre alta especialmente en niños, puede requerir tratamiento con baños de esponja con agua tibia o mantas hipotérmicas. En caso de apnea se debe aplicar respiración asistida.

Presentación.

Estuches por 20 comprimidos.

CLORPRIMETON

BAYER

Jarabe

Antihistamínico.

Composición.

Cada cucharadita (5ml) de jarabe contiene 2 mg de Maleato de Clorfenamina en un vehículo conteniendo un 1% de alcohol. Excipientes: Sacarosa, sorbitol solución, benzaldehído, mentol, vainillina, metilparabeno, propilparabeno, sabor frambuesa, agua purificada.

Propiedades.

Acciones: El Maleato de Clorfenamina posee propiedades Antihistamínicas, Anticolinérgicas y Sedantes. Los antihistamínicos compiten con la histamina por los sitios receptores en las células efectoras.

Indicaciones.

La Clorfenamina es efectiva en el alivio de los síntomas respiratorios y alergias cutáneas. El componente antihistamínico rápidamente alivia los estornudos, el goteo nasal, el lagrimeo y escozor ocular, asociado con la fiebre del heno y otras alergias respiratorias. Para el tratamiento sintomático de la rinitis alérgica estacional y perenne, rinitis vasomotora, conjuntivitis alérgica. También está indicada en el tratamiento de reacciones anafilácticas, junto con epinefrina y otras medidas de rigor, después de controlar las manifestaciones agudas. La Clorfenamina también alivia la picazón, enrojecimiento y el salpullido o urticaria, dermatitis de contacto y picaduras de insectos, eczema alérgica, dermatitis atópica, dermografismo y reacciones medicamentosas.

Dosificación.

La dosis deberá individualizarse de acuerdo con las necesidades y la respuesta del paciente. Adultos y niños mayores de 12 años: Una o dos cucharaditas (2 - 4 mg) 3 o 4 veces al día. Niños de 6 a 12 años: De media a una cucharadita (1 - 2 mg) 3 o 4 veces al día. Niños de 2 a 6 años: Media cucharadita (1mg) 3 o 4 veces al día, sin exceder de 4 mg diarios en este grupo de pacientes.

Contraindicaciones.

La Clorfenamina no debe ser administrada a recién nacidos y prematuros; en pacientes en tratamiento con inhibidores de la MAO, o dentro de dos semanas de discontinuado tal tratamiento; o en aquellos que han demostrado hipersensibilidad o reacciones de idiosincrasia natural a cualquiera de sus componentes o a drogas con estructura química similar.

Embarazo y lactancia.

La seguridad de la Clorfenamina durante el embarazo no ha sido establecida. Se desconoce si la Clorfenamina es excretada en la leche humana, por lo tanto debe utilizarse con precaución cuando se administra a mujeres lactantes.

Reacciones adversas.

El médico debe estar alerta ante la posibilidad de cualquier efecto adverso asociado con las drogas antihistamínicas. El efecto secundario observado con mayor frecuencia con el uso de antihistamínicos es la somnolencia de ligera a moderada. Otras reacciones adversas posibles, comúnmente relacionadas con los antihistamínicos incluyen reacciones adversas cardiovasculares, hematológicas, neurológicas, gastrointestinales, genitourinarias y respiratorias. Se han informado reacciones adversas generales, tales como urticaria, erupción, shock anafiláctico, sensibilidad a la luz, sudoración excesiva, escalofríos, sequedad de la boca, nariz y garganta.

Precauciones.

Puede causar mareos o excitación, especialmente en niños. Por lo tanto, evite las actividades físicas que exijan mantenerse mentalmente alerta. Los padres deben vigilar a los niños mientras tomen este medicamento. Los antihistamínicos deben ser usados con precaución en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho, úlcera péptica estenosante, obstrucción piloroduodenal, hipertrofia prostática o estrechez del cuello de la vejiga, enfermedades cardiovasculares incluyendo la hipertensión, o en aquellos con presión intraocular aumentada o con hipertiroidismo e historia de asma bronquial. Debe advertirse a los pacientes que no desempeñen actividades que requieran estar alerta mentalmente, tales como conducir un automóvil u operar instrumentos o maquinaria durante el uso de la clorfenamina. Los antihistamínicos pueden causar mareos, efecto sedante e hipotensión en pacientes mayores de 60 años. En los niños la sobredosis de antihistamínicos puede provocar alucinación, convulsión y muerte. La seguridad y eficacia de la Clorfenamina no ha sido establecida en niños menores de 2 años.

Interacciones.

Los inhibidores de la oxidasa monoamínica (MAO), prolongan e intensifican el efecto de los antihistamínicos, pudiendo ocurrir hipotensión grave. El uso simultáneo de los antihistamínicos con alcohol, agentes antidepresivos tricíclicos, barbitúricos u otros depresores del sistema nervioso central, puede potenciar el efecto sedante del maleato de clorfenamina. La acción de los anticoagulantes orales puede inhibirse por los antihistamínicos.

Conservación.

Manténgase entre 2° y 30°C.

Sobredosificación.

En caso de sobredosis debe iniciarse inmediatamente el tratamiento de urgencia. Síntomas: Los efectos de sobredosis con antihistamínicos pueden variar desde depresión del sistema nervioso central (efecto sedante, apnea, disminución de la lucidez mental, colapso cardiovascular) o estimulación (insomnio, alucinaciones, temblores o convulsiones) o inclusive causar la muerte. Otras señales y síntomas pueden ser mareos, tinnitus, ataxia, visión borrosa e hipotensión. Los síntomas de estimulación son más fáciles de ocurrir en niños, como también síntomas y signos similares a los provocados por la atropina (sequedad de la boca, pupilas dilatadas y fijas, rubor, temperatura alta y síntomas gastrointestinales). Tratamiento: Considere la necesidad de utilizar los métodos habituales para remover drogas no absorbidas desde el estómago, como sería la absorción mediante carbón activado administrado junto con agua. Debe también considerarse el uso de un lavado gástrico, especialmente en niños, en quienes el uso de suero fisiológico para el lavado gástrico aparece como de elección. En adultos se puede utilizar agua potable, sin embargo debe removerse la mayor cantidad de agua antes de la próxima instilación. Algunos catárticos salinos atraen mediante osmosis agua al interior del lumen intestinal y pueden ser útiles por su acción dilutoria rápida del contenido intestinal. La diálisis es de poca utilidad en sobredosis con antihistamínicos. Luego del tratamiento de emergencia, el paciente debe continuar con vigilancia médica apropiada. Después del tratamiento de emergencia y de ser necesario, el paciente deberá ser visto por un médico o trasladado a un hospital para ser examinado y observado. El tratamiento de los signos y síntomas de sobredosis debe ser coadyuvante y sintomático. No deben emplearse estimulantes (agentes analépticos). La hipotensión puede tratarse con vasopresores. Para controlar las convulsiones pueden administrarse barbitúricos de corta duración, diazepam o paraldehído. La fiebre alta especialmente en niños, puede requerir tratamiento con baños de esponja con agua tibia o mantas hipotérmicas. En caso de apnea se debe aplicar respiración asistida.

Presentación.

Cada frasco contiene 120 ml.

CLORPRIMETON

BAYER

Solución Inyectable

Antihistamínico.

Composición.

Cada 1 ml de CLORPRIMETON* inyectable contiene 10 mg de Maleato de clorfenamina y agua para inyección, cantidad suficiente, como solvente.

Propiedades.

Acciones: El Maleato de Clorfenamina es un Antihistamínico ya que compite con la histamina por los sitios receptores en las células efectoras.

Indicaciones.

CLORPRIMETON* inyectable está indicado para el tratamiento de las siguientes afecciones cuando la administración oral del agente no es práctica. En el alivio de las reacciones alérgicas o sensibilización por alérgenos de cualquier tipo, en el alivio de reacciones anafilácticas junto con la epinefrina y otras medidas de rigor después de controlar las manifestaciones agudas y en otras afecciones alérgicas no complicadas y de tipo inmediato cuando el tratamiento por la vía oral no es posible.

Dosificación.

La dosis deberá individualizarse de acuerdo con las necesidades y la respuesta del paciente. CLORPRIMETON* inyectable, 10 mg/ml se recomienda para la administración intravenosa, intramuscular o subcutánea solamente. CLORPRIMETON* inyectable no debe ser mezclado con otros medicamentos que se administren por vía parenteral o con agentes que se empleen en el proceso de diagnóstico. En casos de afecciones alérgicas graves se recomienda la administración de 10 a 20 mg de CLORPRIMETON* inyectable. Antes de la trasfusión, para aliviar las reacciones alérgicas a la sangre o plasma se deben administrar de 10 a 20 mg de CLORPRIMETON* inyectable en una dosis única, por vía IM o IV. Si se requieren trasfusiones adicionales, el enfermo deberá recibir otra dosis de CLORPRIMETON* inyectable. La dosis máxima recomendada es de 40 mg en 24 horas. En casos de reacciones anafilácticas se pueden administrar de 10 a 20 mg de CLORPRIMETON* inyectable IV en una dosis única, como terapia asociada a la adrenalina y otras medidas estándares después que los síntomas agudos se hayan controlado. Para otras afecciones alérgicas no complicadas, de tipo inmediato cuando el tratamiento oral no es posible, se recomienda entre 5 y 20 mg en dosis única.

Contraindicaciones.

La hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de CLORPRIMETON* inyectable o a otros antihistamínicos con estructura similar es una contraindicación para su uso. Los antihistamínicos no deben ser administrados a recién nacidos o en bebés prematuros o en pacientes que estén en tratamiento con inhibidores de la monoaminooxidasa.

Embarazo y lactancia.

La seguridad de la Clorfenamina durante el embarazo no ha sido establecida. Se desconoce si los componentes del CLORPRIMETON* inyectable son excretados en la leche humana, por lo tanto deben utilizarse con precaución cuando se administren a mujeres lactantes.

Reacciones adversas.

El médico debe estar alerta ante la posibilidad de cualquier efecto adverso asociado con las drogas antihistamínicas. El efecto secundario observado con mayor frecuencia con el uso de maleato clorfenamina es la somnolencia de ligera a moderada. Otras reacciones adversas posibles, comúnmente relacionadas con los antihistamínicos incluyen reacciones adversas cardiovasculares, hematológicas, neurológicas, gastrointestinales, genitourinarias y respiratorias. Se han informado reacciones adversas generales tales como urticaria, erupción, shock anafiláctico, sensibilidad a la luz, sudoración excesiva, escalofríos, sequedad de la boca, nariz y garganta.

Precauciones.

El maleato de clorfenamina debe utilizarse con precaución en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho, úlcera péptica estenosante, obstrucción piloroduodenal, hipertrofia prostática o estrechez del cuello de la vejiga, asma bronquial, presión intraocular aumentada, hipertiroidismo y enfermedades cardiovasculares incluyendo la hipertensión. Debido a que puede ocurrir somnolencia con el uso de CLORPRIMETON* inyectable, se debe advertir a los pacientes que no desempeñen actividades que requieran estar alerta mentalmente, tales como conducir un automóvil u operar instrumentos o maquinaria, etc. mientras se encuentren en tratamiento con CLORPRIMETON* inyectable. Los antihistamínicos tienen mayor tendencia a causar mareos, sedación o hipotensión en pacientes de edad avanzada (60 años o más). La seguridad y eficacia en el uso de CLORPRIMETON* inyectable en niños menores de 12 años no ha sido establecida.

Interacciones.

Los inhibidores de la oxidasa monoamínica (MAO), prolongan e intensifican el efecto de los antihistamínicos, pudiendo ocurrir hipotensión grave. El uso simultáneo de los antihistamínicos con alcohol, agentes antidepresivos tricíclicos, barbitúricos u otros depresores del sistema nervioso central, puede potenciar el efecto sedante del maleato de clorfenamina. La acción de los anticoagulantes orales puede inhibirse por los antihistamínicos. Interacción farmacológica con pruebas de laboratorio: Se debe interrumpir el uso de antihistamínicos aproximadamente 4 días antes de la administración de pruebas dermatológicas, ya que estos agentes pueden impedir o disminuir la manifestación de reacciones positivas a indicadores de reacciones dermatológicas.

Conservación.

Mantener entre 2° y 30°C. Proteger de la luz.

Sobredosificación.

En caso de sobredosis debe iniciarse inmediatamente el tratamiento de urgencia. Síntomas: Los efectos de sobredosis con antihistamínicos pueden variar desde depresión del sistema nervioso central (efecto sedante, apnea, disminución de la lucidez mental, cianosis, hiperreflexia, colapso cardiovascular) o estimulación (insomnio, alucinaciones, temblores o convulsiones) o incluso causar la muerte. Otras señales y síntomas pueden ser mareos, tinnitus, ataxia, visión borrosa e hipotensión. Los síntomas de estimulación, como también síntomas y signos similares son provocados por la atropina (sequedad de la boca, pupilas dilatadas y fijas, rubor, temperatura alta y síntomas gastrointestinales) ocurren más fácilmente en niños. Tratamiento: El tratamiento de los signos y síntomas de sobredosis debe ser coadyuvante y sintomático. No deben emplearse estimulantes (agentes analépticos). La hipotensión puede tratarse con vasopresores. Para controlar las convulsiones pueden administrarse barbitúricos de corta duración, diazepam o paraldehído. La hiperpirexia especialmente en niños, puede requerir tratamiento con baños de esponja con agua tibia o mantas hipotérmicas. En caso de apnea se debe aplicar respiración asistida.

Presentación.

Cajas con 3 ampollas de 1 ml. No debe utilizarse si la inspección visual muestra partículas o decoloración de la solución.

¿Qué es P.R.Vademécum?