INSULINA INSULATARD®

NOVO NORDISK

Hipoglucemiante.

Composición.

Insulina humana, ADNr (producida por tecnología del ADN recombinante en Saccharomyces cerevisiae). 1 ml contiene 100 UI de insulina humana. 1 cartucho Penfill® contiene 3 ml que equivalen a 300 UI. Cada vial contiene 10 ml que equivalen a 1000 UI Una UI (Unidad Internacional) corresponde a 0,035 mg de insulina humana anhidra. Insulatard® es una suspensión de insulina isofánica (NPH). Forma farmacéutica: Suspensión inyectable. Suspensión acuosa de aspecto blanco y lechoso. Lista de excipientes: Cloruro de zinc, glicerol, metacresol, fenol, fosfato disódico dihidrato, hidróxido sódico y ácido clorhídrico (para ajuste de pH), sulfato de protamina y agua para inyectables.

Farmacodinamia.

Grupo farmacoterapéutico: Insulinas y análogos para inyección, insulina (humana) de acción intermedia. Código ATC: A10AC01. El efecto hipoglucemiante de la insulina se produce cuando se une a los receptores de insulina en células musculares y adiposas, facilitando la absorción de glucosa e inhibiendo simultáneamente la producción hepática de glucosa. Insulatard® es una insulina de acción prolongada. La acción se inicia a la hora y media, el efecto máximo se presenta entre las 4 y 12 horas siguientes a la administración, con una duración de acción aproximada de unas 24 horas.

Farmacocinética.

La semivida de eliminación plasmática de la insulina es de unos pocos minutos. En consecuencia, el perfil temporal de acción de un preparado de insulina solamente está determinado por sus características de absorción. Este proceso depende de varios factores (por ejemplo, dosis de insulina, vía y lugar de inyección, espesor del tejido adiposo subcutáneo, tipo de diabetes). Por lo tanto, la farmacocinética de los productos de insulina presenta una considerable variabilidad intra e interindividual. Absorción: La concentración plasmática máxima de las insulinas se alcanza de 2 a 18 horas después de la administración subcutánea. Distribución: No se ha observado unión significativa a proteínas plasmáticas, excepto a los anticuerpos de insulina circulantes (si están presentes). Metabolismo: La insulina humana se degrada por una proteasa específica o por otras enzimas que catabolizan la insulina y posiblemente por la disulfuro-isomerasa. Se han propuesto varios sitios de escisión (hidrólisis) en la molécula de insulina humana, pero ninguno de los metabolitos derivados es activo. Eliminación: La semivida de eliminación terminal (t½) de la insulina está determinada por la velocidad de absorción a partir del tejido subcutáneo. Por lo tanto representa una medida de la absorción y no de la eliminación per se de la insulina en plasma (la insulina en sangre tiene una t½ de unos pocos minutos). A partir de los ensayos clínicos se ha estimado una t½ de aproximadamente 5-10 horas. Datos preclínicos sobre seguridad: Los datos de los estudios no clínicos no muestran riesgos especiales para los seres humanos según los estudios convencionales de farmacología de seguridad, toxicidad de dosis repetidas, genotoxicidad, potencial carcinogénico y toxicidad para la reproducción.

Indicaciones.

Tratamiento de la diabetes mellitus que requiere insulina para el mantenimiento de la homeostasis de la glucosa.

Dosificación.

Insulatard® es una insulina de acción prolongada que puede ser utilizada sola o combinada con una insulina de acción rápida. Posología y forma de administración: La dosis es individual y se determina de acuerdo con las necesidades del paciente. El requerimiento de insulina es individual y se encuentra normalmente entre 0,3 y 1,0 o 0,5 y 0,8 UI/kg/día. El requerimiento de insulina diario puede ser mayor en pacientes con resistencia a la insulina (por ejemplo, durante la pubertad o debido a obesidad) e inferior en pacientes en los que exista una producción residual de insulina endógena. Ajustes de dosis: Las enfermedades concomitantes, especialmente las infecciones y estados febriles, por regla general aumentan el requerimiento de insulina del paciente. La insuficiencia renal o hepática puede reducir el requerimiento de insulina. También puede ser necesario ajustar la dosis si el paciente cambia su actividad física o su dieta habitual. Puede ser necesario ajustar la dosis si el paciente se cambia de un preparado de insulina a otro. Administración: Vía subcutánea. Las suspensiones de insulina nunca deben administrarse por vía intravenosa. Insulatard® se administra por vía subcutánea en el muslo o en la pared abdominal. También se puede administrar en la región glútea o en la región deltoidea. La inyección subcutánea en el muslo produce una absorción más lenta y menos variable que las otras zonas de inyección. La inyección en un pliegue de la piel minimiza el riesgo de inyección intramuscular. Se debe mantener la aguja bajo la piel al menos durante 6 segundos para asegurar que se ha administrado la dosis completa. Con el fin de evitar la lipodistrofia los puntos de inyección deben rotarse dentro de una región anatómica. Los cartuchos están diseñados para su utilización con los sistemas de administración de insulina Novo Nordisk® (dispositivos duraderos para uso repetido) y agujas NovoFine®. Deben seguirse las instrucciones detalladas que acompañan al sistema de administración. Insulatard® se acompaña de un prospecto con instrucciones de uso detalladas.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes

Reacciones adversas.

a. Resumen del perfil de seguridad: La hipoglucemia es la reacción adversa informada con mayor frecuencia durante el tratamiento. En los estudios clínicos y durante la comercialización, la frecuencia de hipoglucemia varía según el tipo de paciente, las pautas posológicas y el nivel de control glucémico. Sírvase ver la sección c que se indica a continuación. Al comienzo del tratamiento con insulina pueden ocurrir anomalías de refracción, edema y reacciones en el lugar de inyección (dolor, enrojecimiento, ronchas, inflamación, hematomas, hinchazón y prurito en el lugar de inyección). Estas reacciones suelen ser de naturaleza transitoria. La rápida mejoría del control de la glucosa en sangre puede estar asociada con neuropatía dolorosa aguda, que generalmente es reversible. La intensificación del tratamiento con insulina que produzca una repentina mejoría del control glucémico puede estar asociada con un empeoramiento temporal de la retinopatía diabética, mientras que un buen control glucémico a largo plazo disminuye el riesgo de progresión de la retinopatía diabética. b. Tabla de reacciones adversas: Las reacciones adversas enumeradas a continuación se basan en los datos de estudios clínicos y se clasifican de acuerdo a la frecuencia y Clasificación por Órgano y Sistema según MedDRA. Las categorías de frecuencias se definen según la siguiente convención: Muy frecuente (≥ 1/10); frecuente (≥ 1/100 a < 1/10); poco frecuente (≥ 1/1000 a < 1/100); infrecuente (≥ 1/10000 a < 1/1000); muy infrecuente ( < 1/10000); frecuencia desconocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles).

c. Descripción de las reacciones adversas seleccionadas: Reacciones anafilácticas: La aparición de reacciones de hipersensibilidad generalizada (que incluyen erupción cutánea generalizada, prurito, sudor, molestias gastrointestinales, edema angioneurótico, dificultad para respirar, palpitaciones, hipotensión y mareos/pérdida del conocimiento) es muy infrecuente pero estas reacciones pueden ser mortales. Hipoglucemia: La hipoglucemia es la reacción adversa informada con mayor frecuencia. Puede aparecer si la dosis de insulina es demasiado alta en comparación con el requerimiento de insulina. Una hipoglucemia grave puede producir un estado de inconciencia y/o convulsiones y puede dar lugar a una insuficiencia cerebral temporal o permanente o incluso la muerte. Los síntomas de hipoglucemia por lo general aparecen de forma repentina. Pueden incluir sudor frío, piel fría y pálida, fatiga, nerviosismo o temblor, ansiedad, cansancio o debilidad no habitual, confusión, dificultad para concentrarse, mareo, apetito excesivo, cambios en la visión, dolor de cabeza, náuseas y palpitaciones. Lipodistrofia: Se ha informado lipodistrofia como una reacción adversa poco frecuente. La lipodistrofia puede aparecer en el lugar de inyección.

Advertencias.

Una posología inadecuada o la interrupción del tratamiento, especialmente en diabetes tipo 1, pueden ocasionar hiperglucemia. Los primeros síntomas de la hiperglucemia generalmente aparecen de forma gradual, a lo largo de un período de varias horas o días, e incluyen sed, poliuria, náuseas, vómitos, somnolencia, piel seca enrojecida, sequedad de boca, pérdida de apetito así como aliento con olor a acetona. En diabetes tipo 1, los episodios hiperglucémicos no tratados pueden dar lugar a una cetoacidosis diabética, potencialmente letal. Puede producirse una hipoglucemia si la dosis de insulina es demasiado alta en comparación con el requerimiento de insulina. La omisión de una comida y el ejercicio físico intenso no previsto pueden producir hipoglucemia. En los pacientes cuyo control glucémico sanguíneo haya mejorado significativamente, por ejemplo, por medio de terapia insulínica intensiva, pueden cambiar los síntomas habituales de aviso de hipoglucemia, por lo que deben ser advertidos de esta posibilidad. Los síntomas de aviso habituales pueden desaparecer en los pacientes con diabetes de larga evolución. El cambio de un paciente a otro tipo o marca de insulina se debe realizar bajo una estricta supervisión médica. Los cambios en la concentración, marca (fabricante), tipo (insulina de acción rápida, bifásica, prolongada, etc.), origen (insulina animal, humana o análogo de insulina humana) y/o método de fabricación (insulina recombinante frente a insulina de origen animal), pueden hacer que sea necesario un cambio en la posología. Si es necesario un ajuste en un paciente que cambia a Insulatard®, puede llevarse a cabo con la primera dosis o durante las primeras semanas o meses. Como con cualquier tratamiento con insulina, pueden producirse reacciones en el lugar de inyección, que incluyen dolor, picor, urticaria, hinchazón e inflamación. La continua rotación de los puntos de inyección dentro de una región determinada puede ayudar a reducir o prevenir estas reacciones. Las reacciones normalmente desaparecen en unos pocos días e incluso semanas. En raras ocasiones, las reacciones en el lugar de inyección pueden requerir la interrupción del tratamiento con Insulatard®. Algunos pacientes que han experimentado reacciones de hipoglucemia al cambiar de insulina de origen animal, han informado que los síntomas iniciales de aviso de hipoglucemia fueron menos pronunciados o diferentes de aquellos experimentados con su anterior insulina. Antes de emprender un viaje al extranjero, debe aconsejarse al paciente que consulte al médico ya que las diferencias horarias entre países pueden hacer que tenga que inyectarse insulina y comer en horas distintas de las habituales. Las suspensiones de insulina no deben utilizarse en bombas de infusión de insulina. Combinación de tiazolidinedionas con insulina: Se notificaron casos de insuficiencia cardiaca cuando fue utilizada una tiazolidinediona en combinación con insulina, especialmente en pacientes con factores de riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca. Esto debe tenerse en cuenta si se considera el tratamiento combinado de tiazolidinedionas y Insulatard®. Si se utiliza esta combinación, se debe vigilar en los pacientes la aparición de signos y síntomas de insuficiencia cardiaca, ganancia de peso y edema. Se debe interrumpir el tratamiento con tiazolidinedionas si tiene lugar cualquier deterioro de los síntomas cardiacos.

Interacciones.

Se sabe que ciertos medicamentos interaccionan con el metabolismo de la glucosa. Por consiguiente el médico debe tener en cuenta las posibles interacciones y debe preguntar siempre a sus pacientes sobre cualquier tipo de medicamentos que estén tomando. Las siguientes sustancias pueden reducir los requerimientos de insulina: Hipoglucemiantes orales (HO), inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO), betabloqueantes no selectivos, inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina (IECA), salicilatos, alcohol, esteroides anabolizantes y sulfonamidas. Las siguientes sustancias pueden aumentar los requerimientos de insulina: Anticonceptivos orales, tiazidas, glucocorticoides, hormonas tiroideas y beta-simpaticomiméticos, hormona de crecimiento y danazol. Los agentes betabloqueantes pueden enmascarar los síntomas de hipoglucemia y retrasar la recuperación de una hipoglucemia. La octreotida/lanreotida pueden tanto reducir como aumentar los requerimientos de insulina. El alcohol puede intensificar y prolongar el efecto hipoglucémico de la insulina. Embarazo y lactancia: No hay limitación al tratamiento de la diabetes con insulina durante el embarazo, ya que la insulina no atraviesa la barrera placentaria. Tanto la hipoglucemia como la hiperglucemia, que pueden ocurrir con un control inadecuado en la terapia diabética, aumentan el riesgo de malformaciones y muerte intrauterina. Por lo tanto, se recomienda un control intensivo en el tratamiento de pacientes diabéticas durante el embarazo y cuando se proyecta el mismo. Los requerimientos de insulina habitualmente disminuyen durante el primer trimestre del embarazo y posteriormente aumentan durante el segundo y tercer trimestre. Después del parto, los requerimientos insulínicos vuelven rápidamente a los valores previos al embarazo. No hay restricciones en el tratamiento con Insulatard® durante la lactancia. El tratamiento insulínico en madres en periodo de lactancia no implica riesgo para el bebé. Sin embargo, puede ser necesario ajustar la dosis de Insulatard®. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: La capacidad de concentración y de reacción de los pacientes diabéticos puede verse afectada por una hipoglucemia. Esto puede implicar un cierto riesgo en situaciones que precisen un estado especial de alerta (por ej. conducir automóviles o manejar maquinaria). Debe advertirse a los pacientes que extremen las precauciones para evitar una hipoglucemia mientras conducen. Esto es particularmente importante en aquellos pacientes con reducida o nula capacidad para percibir los síntomas de una hipoglucemia, o que padecen episodios frecuentes de hipoglucemia. Se debe considerar la conveniencia de conducir en estas circunstancias.

Conservación.

Antes del uso: conservar en refrigerador (entre 2°C y 8°C). No guardarlos nunca dentro o cerca del congelador, ni de elementos refrigerantes del refrigerador. No congelar. Durante el uso: no refrigerar. Conservar a temperatura ambiente. Conservar el envase dentro del embalaje exterior para proteger la insulina de la luz. Proteger del calor y la luz solar excesivos. La vida útil del vial una vez iniciado su uso depende de la temperatura de conservación: conservado a menos de 25°C es de 6 semanas, conservado a menos de 30°C es de 4 semanas. En el caso del cartucho Penfill®, su vida útil una vez iniciado su uso es de 6 semanas almacenado a menos de 30°C. Precauciones especiales: Los cartuchos sólo deben utilizarse en combinación con dispositivos de inyección compatibles que permitan que el cartucho funcione con seguridad y eficacia. Insulatard® Penfill® debe ser utilizado por una sola persona. No se debe rellenar el envase. Los preparados de insulina que se hayan congelado no deben utilizarse. Después de retirar Insulatard® del refrigerador, se recomienda dejarlo a temperatura ambiente antes de resuspender la insulina, según se indica en las instrucciones para el primer uso. Las suspensiones de insulina no deben utilizarse si no tienen un aspecto uniformemente lechoso después de resuspenderlas. Incompatibilidades: Las suspensiones de insulina no se deben añadir a los fluidos de perfusión.

Sobredosificación.

En el caso de la insulina no es posible definir la sobredosis de forma específica. Sin embargo, se puede desarrollar una hipoglucemia en fases secuenciales: Los episodios hipoglucémicos leves se pueden tratar con administración oral de glucosa o productos de alto contenido en azúcar. Por consiguiente se recomienda que los pacientes diabéticos lleven siempre algunos terrones de azúcar, caramelos, galletas o zumo de fruta azucarado. Los episodios hipoglucémicos graves, con pérdida de conocimiento, se pueden tratar con glucagón (0,5-1 mg) administrado por vía intramuscular o subcutánea por una persona entrenada, o bien con glucosa por vía intravenosa administrada por un profesional sanitario. Además, se debe administrar glucosa intravenosa, si el paciente no responde al glucagón en 10- 15 minutos. Se recomienda la administración oral de hidratos de carbono al paciente una vez recuperada la consciencia, a fin de prevenir una recaída.

Presentación.

Estuche conteniendo 1 vial con 10 ml. Estuche conteniendo 5 cartuchos Penfill® con 3 ml. Reg. El cartucho contiene una bolita de vidrio para facilitar la resuspensión.

¿Qué es P.R.Vademécum?