AQUASOL® ACD

INTERPHARMA

Solución para gotas orales.

Composición.

AQUASOL® ACD solución para gotas orales: cada 100 mL de solución para gotas orales contiene: retinol palmitato (vitamina A) 833.334 UI; ácido ascórbico (vitamina C) 12,5 g; ergocalciferol (vitamina D) 166.667 UI. Cada 0,6 mL de solución para gotas orales contiene: retinol palmitato (vitamina A) 5.000 UI; ácido ascórbico (vitamina C) 75 mg; ergocalciferol (vitamina D) 1.000 UI. Excipientes: propilenglicol; glicerina; sacarina sódica; metilparabeno; polisorbato 80; butilhidroxitolueno; hidróxido de sodio; esencia de naranjas.

Propiedades.

AQUASOL® ACD contiene en su formulación una mezcla de vitaminas y minerales, la cual actúa como suplemento nutricional cuando existen deficiencias de alguno de sus componentes y además, como antioxidante, otorgando protección contra el daño oxidativo a macromoléculas biológicas, producido por los radicales libres que se forman a través de reacciones bioquímicas normales. Las características de cada uno de sus principios activos se detalla a continuación: vitamina A (como retinol palmitato): descripción: la vitamina A es una vitamina oleosoluble requerida para el crecimiento y desarrollo de huesos, visión, reproducción, desarrollo embrionario e integridad de mucosas y epitelios. El organismo almacena la vitamina A en el hígado como éster inactivo y por reacciones de hidrólisis y oxidación genera los metabolitos activos a medida que sean necesitados. La vitamina C es una vitamina soluble en agua que el cuerpo no puede sintetizar. Es esencial para la producción de colágeno y otros materiales estructurales del cuerpo, sus propiedades catalíticas envuelven una serie de reacciones de oxidación-reducción. La vitamina D es una vitamina oleosoluble cuyos metabolitos regulan la absorción del calcio y fósforo en el intestino. Moviliza el calcio y el fósforo desde los huesos y aumenta la absorción renal de estos minerales desde el túbulo distal. A través de estas acciones, la vitamina D mantiene los niveles de estos iones supersaturados, los cuales son requeridos para la mineralización normal de los huesos.

Farmacocinética.

Las diferentes formas de vitamina A son absorbidas desde su fuente y convertidas a retinol en el tracto gastrointestinal. Luego, el retinol es esterificado para su almacenamiento en el hígado, donde es conjugado con ácido glucurónico. Este metabolito entra a la circulación enterohepática y se oxida a retinal y ácido retinoico. El ácido retinoico sufre decarboxilación y conjugación con ácido glucurónico, mientras que otros metabolitos solubles se excretan en la orina y heces. Normalmente retinol es excretado sin cambios en la orina. La sobredosis de vitamina A requiere dosis muy altas y es más frecuente en niños que en adultos. Después de una dosis de 25.000U/kg/día puede ocurrir irritabilidad, somnolencia, vértigo, delirio, coma, vómitos y diarrea. En tratamientos de 6 a 15 meses puede ser tóxica una dosis de 4.000U/kg/día. El ácido ascórbico desde fuentes dietarias es completamente absorbido en el íleon a dosis nutricionales. La absorción envuelve un sistema de transporte activo ligado al sodio. A niveles normales de 30-60mg de ácido ascórbico, la absorción es 80-90 %. La eficacia de absorción disminuye cuando el consumo aumenta. El ácido ascórbico es rápida y uniformemente distribuido a muchos tejidos. Niveles de ascorbato en el plasma de 0,8 mg/100 mL son considerados en el límite más bajo y niveles plasmáticos de 0,5 mg/100mL están asociados con deficiencia. El organismo convierte una parte del ácido ascórbico en dihidroascorbato y oxalato. La mayor parte de la dosis de ácido ascórbico es excretada sin cambios en la orina. La vitamina D desde fuentes dietarias es absorbida principalmente en el duodeno, su absorción se ve favorecida en la presencia de grasa y sales biliares. Después de la administración oral o intramuscular, la acción de hipercalcemia ocurre en 10 a 24 horas, con una máxima acción después de 4 semanas de curso y una duración de 2 meses. Después de esto el calcitrol (metabolito activo de la vitamina, sintetizado en el riñón), aumenta el calcio desde el intestino en aproximadamente 2 horas, con una acción máxima de 10 horas y una duración de 3 a 5 días. Una vez que la vitamina D llega al hígado es convertida vía enzimática en 25-hidroxivitamina D. Grandes cantidades de vitamina D o sus análogos inhiben este sistema enzimático por feedback. Esta forma hidroxilada de vitamina D es transportada al hígado y es convertida a vitamina D hormona (1,24-hidroxivitamina D2 o 1,25-hidroxivitamina D3) metabolitos activos y de igual potencia. La 25-hidroxivitamina D tiene una vida media de 21 días, mientras que el dihidroximetabolito tiene una vida media de 3 a 5 días después de la administración de la dosis oral simple. La mayor ruta de excreción es la bilis.

Indicaciones.

AQUASOL® ACD está indicado como profilaxis y tratamiento de las deficiencias de vitaminas A, C y D. Nota: cuando una deficiencia vitamínica se hace evidente clínicamente, usualmente existen otras deficiencias acompañantes. En estas situaciones los preparados multivitamínicos son útiles. Además es razonable su uso en casos en que la absorción, utilización o excreción de vitaminas es anormal, como en el síndrome de mala absorción, situación en la que suelen estar comprometidas todas las vitaminas a la vez. Aunque el ideal es suplementar vitaminas en base a la dieta, existen circunstancias en que esto no es posible o no es suficiente, entonces debe recurrirse a un preparado multivitamínico prefiriendo la vía oral toda vez que sea posible.

Dosificación.

AQUASOL® ACD se administra por vía oral, 20 gotas (0,6 mL) diariamente. Las gotas pueden suministrarse directamente en la boca, o mezcladas con agua, leche o yogurt, jugo de frutas, papilla, o cualquier alimento líquido o semilíquido.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a alguno de los componentes de la formulación. Insuficiencia hepática. Tratamiento concomitante con vitamina A o productos que contengan tretinoína y betacarotenos.

Efectos colaterales.

Concentraciones altas de vitamina C pueden provocar acidificación de la orina, lo que podría alterar las pruebas de detección de glucosa en orina. Puede inducir a la formación de cálculos de urato, cistina y oxalato. Rara vez podrían presentarse reacciones alérgicas. Ocasionalmente se podría observar dolor gástrico, náuseas, desasosiego, hipotensión.

Precauciones.

En pacientes que no presenten carencias, un aporte prolongado de vitamina A expone al riesgo de hipervitaminosis. En caso de síntomas de sobrecarga de esta vitamina, se debe suspender el tratamiento. Se ha observado que la vitamina A, a altas dosis acarrea malformaciones en animales (dosis superiores a 25.000 UI/día). Por lo anterior, en embarazadas se debe evitar un aporte superior a 6.000 UI/día de vitamina A (incluyendo el aporte alimenticio), salvo que exista una justificación precisa. La toxicidad aguda se manifiesta en humanos con dosis de 25.000 UI/kg/día y la toxicidad crónica (6 a 15 meses) con 4.000 UI/kg/día. El uso en el embarazo debe ser con prescripción y control médico.

Conservación.

Conservar en lugar fresco y seco. Mantener fuera del alcance de los niños.

Presentación.

Envase con 30 mL.

¿Qué es P.R.Vademécum?